El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este martes la aplicación de programas sociales en 91 municipios asediados por el robo de combustible con el objetivo de mejorar las condiciones de la población que reside en dichas localidades y evitar tragedias como la de Tlahuelilpan, Hidalgo. 

De acuerdo con lo que se informó en la conferencia de la mañana se destinarán más de 3,800 millones de pesos para beneficiar a una población objetivo de más de 1 millón 688,000 mexicanos de nueve entidades del país.

Los programas sociales insignia de López Obrador como pensión para adultos mayores, jóvenes construyendo el futuro, pensiones para las personas con discapacidad o tandas para el bienestar, entre otros, serán lo que se apliquen a dichos municipios. 

No obstante, instituciones como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) o el Índice de Desempeño de Programas Sociales de la organización civil Gestión Social y Cooperación (GESOC), han recomendado que antes de aplicar programas sociales se debe de realizar una análisis a profundidad para calificar el impacto y la pertinencia del programa social en una localidad. 

El INDEP del 2018, por ejemplo, indica que la población objetivo de los programas de adultos mayores, jóvenes que no estudian ni trabajan y personas con discapacidad es de aproximadamente 24.6 millones de personas.

Dicha cantidad es 2.1 veces más personas de lo que se presupuestó para dichos programas inicialmente. 

Por su parte, el Coneval plantea a la planeación como política central para la aplicación de programas sociales.

“Es importante que desde la planeación se establezca la urgencia de disminuir los niveles de pobreza en el país y se diseñen políticas públicas en ese sentido; para lo cual, se debe avanzar no solo en la garantía de los derechos sociales establecidos en la Ley General de Desarrollo Social, sino en la generación de ingresos suficientes por parte de la población. 

“Es necesario impulsar un crecimiento económico de largo plazo que incluya a cada uno de los sectores de la población; para ello sería pertinente implementar estrategias que impulsen la productividad o redistribuyan el ingreso”, indicó el Coneval en su balance de la planeación social del anterior sexenio de Enrique Peña Nieto.

Otro objetivo señaló el Coneval debe ser el mejoramiento de los instrumentos de seguimiento a los programas sociales. 

“Para ello, se requiere mejorar el diseño de los indicadores y que estos midan preferentemente resultados y no acciones (entrega de bienes y servicios), así como un seguimiento puntual del cumplimiento de los objetivos y las metas del plan y sus programas”, afirmó el instituto. 

Otro factor que ha destacado el Coneval es la descentralización de la política social al incluir a los municipios y los estados quienes también aporten al desarrollo social de los comunidades al adaptar las intervenciones y las realidades y políticas locales. 

Además de esto la coordinación es uno de los factores que recomendó el Coneval se debe de mejorar entre la federación y los municipios. 

“La articulación de las acciones de distintos actores es indispensable para una coordinación efectiva y, por tanto, para el alcance de las metas nacionales en los términos que establece la planeación nacional, pues esta implica el logro de un objetivo más amplio que el propósito individual que persigue cada una de las partes involucradas”, precisó.

En la conferencia de esta mañana López Obrador aseguró que no habrá corrupción en la aplicación de los programas sociales en los municipios con presencia del huachicol, además de precisar que se transparentará toda la información. 

Con ello dijo, se garantizará que los programas sociales lleguen directamente a las personas.