El gobierno británico aceptó miles de libras de un estafador para ayudar a comerciar falsos detectores de bombas, incluidos los más de 1,000 dispositivos GT200 vendidos a fuerzas federales de México, a pesar de una amplia advertencia sobre la ineficiencia de estos equipos, revela la publicación inglesa The Guardian.

El dueño de la empresa Global Technical LTD, Gary Bolton, pagó al gobierno del Reino Unido para capacitar a soldados y un embajador de este país en lo que resultó ser una venta fraudulenta de detectores de explosivos. Bolton, de 48 años, fue condenado a siete años de cárcel el año pasado por fraude, luego de acusaciones con respecto a que el uso de estos dispositivos cuesta vidas y que dieron lugar a condenas erróneas.

La capacidad de las empresas del Reino Unido para contratar a altos diplomáticos con el fin de realizar presentaciones asciende a 250 libras (unos 5,565 pesos mexicanos) por hora más IVA, sin la obligación de presentar pruebas de autenticidad de los productos; ello revelado a través de documentos de Whitehall sobre la relación entre el gobierno de la Gran Bretaña y el empresario Bolton que fueron proporcionados a The Guardian.

De acuerdo con la publicación británica, el gobierno inglés aceptó más de 5,000 libras esterlinas; es decir, unos 111,303 pesos en pagos de los autores del fraude para aleccionar a ingenieros del gobierno para promover los dispositivos en el Medio Oriente y Europa, así como para asegurar el respaldo de Giles Paxman, hermano del presentador de la BBC Jeremy Paxman, y para que el embajador del Reino Unido en México estableciera las reuniones de ventas para la empresa de Bolton con altos funcionarios mexicanos vinculados con la lucha en contra de las drogas.

Según The Guardian, los dispositivos han sido vendidos en Tailandia, México, Líbano , Filipinas y varios países africanos. Bolton pagó a UK Trade & Investment, México y a Giles Paxman para enviar cartas de presentación a funcionarios en los estados que luchan contra los cárteles de la droga. Diplomáticos organizaron reuniones de ventas y ofrecieron desayunos a funcionarios mexicanos como parte de la campaña de ventas de Bolton.

Activistas de Tailandia identificaron que dos bombas mataron a cuatro personas luego que la llamada ouija del diablo fuera empleada para revisar vehículos sospechosos. En México se estima que unos 1,000 dispositivos de este tipo de vendieron y se han reportado condenas de personas inocentes por el uso de los GT200.

[email protected]