La Junta de Coordinación Política (JCP) de la Cámara de Diputados acordó enviar a Emilio Lozoya Austin, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), un paquete de preguntas sobre la relación de la paraestatal con la empresa Oceanografía, que deberá responder por escrito a más tardar esta misma semana.

Los coordinadores de los grupos parlamentarios de los siete partidos políticos representados en San Lázaro dejaron al funcionario decidir si quiere ofrecer sus respuestas de viva voz ante la Comisión de Energía, durante la semana del 10 al 14 de febrero.

Se dejó abierta la posibilidad de citar a comparecer a Lozoya Austin de manera formal, en caso de que sus respuestas por escrito no satisfagan a los legisladores, quienes están ávidos de saber si los hijos de Marta Sahagún, Manuel y Alberto Bribiesca, están vinculados de algún modo con la operación de Oceanografía, sobre todo en lo referente al presunto tráfico de influencias que realizaron durante los sexenios de los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón.

Previo a la reunión de la JCP, el perredista Luis Espinosa Cházaro, secretario de la Comisión de Energía, propuso, derivado del escándalo de talla internacional por el caso de Oceanografía, crear una comisión especial de legisladores que investigue todo lo relacionado con el mismo.

Y llamó a aprovechar la discusión y aprobación pendiente de la legislación secundaria en materia energética para fijar candados que eviten la corrupción en el sector y propicien la transparencia y la rendición de cuentas.

Los fraudes por parte de la empresa Oceanografía, dijo, tienen nombres y apellidos, por lo que la investigación debe ir a fondo para enjuiciar a los responsables.

Espinoza Cházaro sugirió al diputado panista Juan Bueno Torio, cuyo nombre ha salido a relucir en el caso, salir de la negociación de las reformas a la legislación secundaria energética en tanto se aclara el tema.

rolando.ramos@eleconomista.mx