El mandatario electo, Enrique Peña Nieto, y el partido Nueva Alianza -el cual se desprendiera de último momento de la coalición presidencial que lo impulsó- coincidieron en mantener un diálogo abierto y permanente. El Panal, por su parte, garantizó ser una oposición responsable .

Tras el encuentro celebrado a puerta cerrada en un hotel de Santa Fe, Peña Nieto salió ante los medios acompañado del dirigente de Nueva Alianza, Luis Castro, y de legisladores de este partido, entre ellos la senadora Mónica Arriola y el diputado federal René Fujiwara, hija y nieto, respectivamente, de la líder magisterial Elba Esther Gordillo, cuya imagen se ha ligado con este instituto político.

Peña Nieto destacó ante los medios que el encuentro forma parte de este ejercicio de voluntad para ejercer una Presidencia democrática, que reconozca la pluralidad.

El Presidente electo, tras indicar que ofreció un diálogo abierto a Nueva Alianza, detalló que compartió ante este instituto político sus objetivos de gobierno, entre ellos lograr mayor seguridad, combatir la pobreza en el país e impulsar las iniciativas de reformas que favorezcan el crecimiento y generen empleos.

El político mexiquense puntualizó que en la reunión con la dirigencia del Panal recogió las coincidencias en los temas, pero dijo que también señaló que podrá haber diferencias.

En su turno, el presidente de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón, dijo que se dejó claro ante el mandatario electo que el partido se sumará a los cambios que se necesiten en el país y que reivindicaron su posición de criticar políticas públicas que no estén por el bienestar de los mexicanos.

Encontramos disposición al diálogo, indicó Castro Obregón, quien puntualizó que fijaron una posición de que serán una oposición constructiva.

Entrevistados al salir del mensaje a medios, los legisladores de Nueva Alianza como Arriola y Fujiwara reconocieron que se habló del tema de la Reforma Laboral –que obliga a la transparencia sindical-, aunque evitaron hacer mayores comentarios y dijeron solamente que apoyan la rendición de cuentas.

klm