De septiembre del 2014 a agosto del 2015, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público presentó 95 denuncias ante la Procuraduría General de la República por lavado de aproximadamente 53,000 millones de pesos, reveló el presidente Enrique Peña Nieto.

El titular del Ejecutivo federal contestó a las preguntas que le hicieron los senadores con motivo del tercer Informe de Gobierno. Entre sus cuestionamientos, el PAN pidió el reporte de las acciones concretas que el gobierno federal hace para desarticular las capacidades financieras de los grupos de delincuencia organizada y los montos incautados por lavado de dinero.

Al respecto, Peña Nieto dijo que las 95 denuncias presentadas ante la PGR involucran a 696 sujetos por la probable comisión del delito de lavado de dinero y enfatizó que, en la presente administración, el número de denuncias por año presentadas por la Unidad de Inteligencia Financiera se han incrementado en más de 100% respecto del promedio anual de las denuncias interpuestas entre el 2007 y el 2012.

Refirió que la reforma financiera permitió que en el tercer año de gobierno se bloquearan saldos por 407.2 millones de pesos y 5 millones de dólares de dudosa procedencia, y se logró el aseguramiento de 260 millones 933,390.96 pesos y 115,119.87 dólares, lo que representa un incremento de casi 100% en relación con los años 2011 y 2012.

Con la reforma financiera promulgada el 10 de enero del 2014 se incorporó al régimen preventivo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, la obligación para el sector financiero de suspender de forma inmediata la realización de actos, operaciones o servicios con aquellos clientes o usuarios que se encuentren en la Lista de Personas Bloqueadas emitida por la Secretaría de Hacienda. En este sentido, en el periodo referido en el informe se designó un total de 2,027 personas o empresas en dicha lista, de las cuales se encuentran 1,575 de origen extranjero y 452 de origen nacional , enfatizó.

Agregó que en el último año, la información que recibe la UIF para monitorear operaciones, conductas o actividades relacionadas con el blanqueo de dinero y financiamiento al terrorismo incrementó en 63% respecto del 2012.

Esto luego de que la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita incorporó como actividades vulnerables a ser utilizadas para operar con recursos de procedencia ilegal a los juegos con apuestas, concursos y sorteos, tarjetas de servicio o crédito, cheques de viajero, compraventa de metales o piedras preciosas y el arrendamiento de inmuebles, entre otras.

El presidente de la República afirmó que al crimen organizado no sólo se le han mermado sus ganancias económicas sino su mercado, como es el caso de drogas, alcohol adulterado y la importación ilegal de vehículos usados provenientes de Estados Unidos.

[email protected]