A una semana de que se celebren las elecciones presidenciales, José Antonio Meade Kuribreña dijo querer un México unido, con certidumbre y empleos, y sin división, ocurrencias o inexperiencias.

“Sobre todo, queremos un México unido, un México con certidumbre, un México de empleos. Aquí, desde Toluca, decimos no a la división, no a la ocurrencia, no a la falta de experiencia. México merece un futuro con certidumbre, prosperidad, inclusión, empleo y eso es lo que está en la boleta”.

Durante su cierre de campaña en la capital del Estado de México, ante 40,000 simpatizantes de acuerdo con cifras de los integrantes de su equipo, el candidato del PRI, PVEM y Panal se dijo seguro de su triunfo.

“¡Sí se puede! Y podemos lograrlo trabajando unidos en diálogo y en armonía. Y por eso, ¡les vamos a ganar!”

En la campaña, informó, ya recorrió “todos los rincones del país” y habló con jóvenes, mujeres, adultos mayores, maestros, petroleros, con y por las comunidades indígenas, campesinos y productores, y por eso “habremos de gobernar para ellos y con ellos”.

“¡Vamos a hacer un México mejor!”, arengó.

Será con la militancia priista de los comités seccionales y activistas, presentes en el acto y convencidos, aseguró, con los que “vamos a salir a convencer hasta vencer”.

E insistió en su “llamado a la reflexión y a la convicción. “Toca convencer de que el futuro de México está en nuestras manos y eso es lo que nos mueve a ganar”.

Aprovechó para agradecer a René Juárez Cisneros, recién electo presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, por tomar “la conducción del partido en un momento complicado. “Saludo a René Juárez, porque saludarlo a él es saludar a este priismo orgulloso y listo para ganar. Vamos a ganar porque nos vamos a presentar con la frente en alto y con el corazón en la mano”.