En los últimos 10 años, 76 elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) han muerto al sostener enfrentamientos armados con miembros del crimen organizado.

De acuerdo con la respuesta a una solicitud de información, la dependencia federal detalló que las bajas de efectivos navales ocurrieron en al menos 53 eventos en distintos estados donde la fuerza federal tiene despliegue de elementos.

Durante el periodo de Felipe Calderón Hinojosa, administración en la que se lanzó la guerra contra el narcotráfico y se sacó a las Fuerzas Armadas a realizar tareas de seguridad pública en el país, se tiene un registro de 54 marinos muertos en combate.

Mientras que en lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto, 22 elementos de la naval han fallecido en enfrentamientos con miembros del crimen organizado.

La estadística proporcionada por la Semar da cuenta que los años 2010, 2011 y 2012 han resultado los más mortíferos para la Marina, ya que se contabilizaron 15, 19 y 15 bajas de elementos, respectivamente.

En comparación con lo que va de la administración del priista, el año con mayor número de muertes de marinos fue el 2015, con 11 elementos fallecidos, mientras que en el 2016 no se registró ningún fallecimiento en enfrentamientos.

En el periodo de Calderón Hinojosa, sólo el año 2008 no registró ninguna baja de la Semar al enfrentar el crimen organizado, siendo los años 2007 y 2009 los que registraron menor índice de mortalidad con 2 y 3 casos, respectivamente.

Sin embargo, el repunte de las bajas se incrementó drásticamente del 2010 al 2012, periodo en el que se acumularon 49 descensos de elementos de esa fuerza armada.

En estos tres años, tres entidades acumularon el grueso de las bajas navales: Tamaulipas con 18 casos, Veracruz con 12 y Guerrero con 6, dando un total de 36 fallecimientos.

El resto de las bajas se reportaron en estados como Michoacán, Sinaloa, Morelos, Coahuila, Nuevo León, Nayarit, Tabasco, Zacatecas, Baja California Sur, Jalisco, San Luis Potosí y Sonora.

Mientras que en lo que va de la gestión de Enrique Peña Nieto, sólo en el 2016 no se registró ninguna baja en las filas de la Semar, en contraste con el año inmediato anterior, donde se contabilizaron 11 muertes, la cifra más alta durante sus cuatro años de gobierno.

La tendencia en las entidades con mayor número de muertes se ha mantenido durante esta administración, ya que de las 22 bajas, 15 se han distribuido entre Veracruz con cinco, Tamaulipas con cuatro, Guerrero y Sinaloa con tres casos respectivamente, siendo esta última entidad la que junto con Tamaulipas acumuló, tan sólo en el 2015, tres bajas cada una.