El presidente Andrés Manuel López Obrador criticó que las empresas españolas Repsol y OHL “hacían su agosto”, al ser las favoritas durante el gobierno de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

“Nada más les recuerdo que durante el gobierno del presidente Calderón tenían como empresa contratista favorita a Repsol, una empresa española que, si se le hace una auditoría técnica o administrativa, se encontraría que saquearon a la hacienda pública”, afirmó.

López Obrador mencionó que, para la extracción de gas en la Cuenca de Burgos, a Repsol se le pagó y no se incrementó la producción como se había prometido, además de que se canceló el proyecto de repente.

También acusó que se le otorgó otro contrato para traer gas de Perú a Manzanillo, por 20,000 millones de dólares, “ y lo mismo; como bajó el precio del gas, y ya no les convenía, se canceló el contrato. Trato preferencial, Repsol, con Calderón; bueno, se les vendieron acciones hasta de Pemex a Repsol”, lanzó el Ejecutivo.

Asimismo, indicó que en el sexenio pasado OHL, otra empresa española, fue la favorita en construcción, ya que “hacían la faramalla de que licitaban las obras y ya se sabía por anticipado quién iba a ganar”, por lo que fue un desastre lo del aeropuerto de Texcoco y lo del Tren Toluca-Ciudad de México, prosiguió.

Por ello, defendió el apoyo de los ingenieros del Ejército en la construcción del aeropuerto y el envío de militares a aduanas, “porque imperaba la corrupción en las aduanas, ponen orden en migración, aduanas, puertos, desde luego en el SAT (Servicio de Administración Tributaria). ¿Por qué necesitamos a la Marina?, porque hay puertos que producen violencia, por eso Colima es el estado con más violencia en el país”, finalizó López Obrador.

maritza.perez@eleconomista.mx