El jefe delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, acudió a la Comisión Jurisdiccional de la Asamblea Legislativa capitalina (ALDF) a presentar más de 300 pruebas para demostrar su inocencia ante el proceso de remoción en su contra, el cual consideró infundado.

Luego de entregar a los miembros de dicha comisión la documentación que a su derecho convenga, el funcionario rechazó nuevamente cualquier vínculo criminal con alguna organización delincuencial.

Destacó que no existe ninguna prueba que demuestre que firmó algún contrato de obras o servicios que estuvieran fuera de la ley.

Adelantó que mañana martes estará en condiciones de que su representante legal dé a conocer toda la numeralia y un desgloce de todas las pruebas que presentó en su defensa.

"Esperamos que con esta contundencia que mostramos contra la solicitud de remoción, se retire por ser infundada y por ser producto de pruebas oscuras, vagas e imprecisas, y algunas obtenidas en forma ilegal", confirmó.

Aseguró que sigue desempeñando su cargo normalmente para atender las necesidades de la población de Tláhuac, y hasta ahora no existe notificación alguna de las instituciones encargadas de perseguir o impartir justicia.

Durante la entrega de la documentación, que se llevó a cabo en el salón Heberto Castillo de la ALDF, se le informó que el próximo 25 de septiembre se le notificará que pruebas proceden a su favor y cuáles serán desechadas por improcedentes.

Salgado Vázquez presentó a su abogado defensor Gabriel Alejandro Regino García, quien rindió protesta como representante legal del delegado de Tláhuac, como parte del proceso protocolario.

En el acto se informó al jefe delegacional que podrá acudir de las 9 a las 15 horas, ya sea en persona o a través de su representante legal para recibir la notificación de parte de la Comisión Jurisdiccional, en sus oficinas ubicadas en avenida Juárez número 60, tercer piso, oficina 301.

amp