La divergencia entre diputados y senadores impidió concretar la reforma constitucional para eliminar la inmunidad procesal de que goza el presidente y que pueda, durante su encargo, ser acusado no sólo por traición a la patria, sino también por actos de corrupción, delitos electorales y todos los que ameriten prisión preventiva oficiosa.

De las 14 minutas remitidas a la fecha por el Senado de la República a la Cámara de Diputados para su desahogo, la reforma a los artículos 108 y 111 de la Constitución fue la que más puntos de vista encontrados generó.

Aprobada por la Cámara de Senadores, a propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, el 27 de marzo del año pasado, la minuta modificó la iniciativa original e incluyó a los diputados federales y senadores en la lista de quienes no deben gozar de inmunidad procesal; siete meses después, la Cámara Baja rechazó la propuesta senatorial con el argumento de que los legisladores federales ya no gozan actualmente de dicha inmunidad.

Rechazada la minuta por primera vez y modificada por los diputados federales en los términos de la iniciativa lopezobradorista, los senadores insistieron, el pasado 3 de diciembre, en establecer, en el segundo párrafo del Artículo 108 constitucional, la siguiente redacción:

“Durante el tiempo de su encargo, el presidente de la República, así como los integrantes de las Cámaras del Congreso de la Unión, podrán ser imputados y juzgados, por traición a la patria, hechos de corrupción, delitos electorales o cualquiera de los señalados en el segundo párrafo del Artículo 19. En todos los casos se procederá conforme a lo dispuesto en el Artículo 111 de esta Constitución”.

En Al artículo 111 sí hubo consenso; senadores y diputados convinieron en precisar: “Para proceder penalmente contra el presidente de la República, sólo habrá lugar a acusarlo ante la Cámara de Senadores en los términos del Artículo 110. En este supuesto, la Cámara de Senadores resolverá con base en la legislación penal aplicable”.

La propuesta de redacción de los diputados federales para el Artículo 108 fue la siguiente, que no compartieron los senadores: “El presidente, durante el tiempo de su encargo, sólo podrá ser acusado por traición a la patria, actos de corrupción, delitos electorales y delitos contenidos en el segundo párrafo del Artículo 19 de esta Constitución”.

El 10 de diciembre del 2019, Diputados volvió a rechazar, por 446 votos y solamente uno a favor, la propuesta senatorial, y devolvió la minuta a la Cámara Alta, donde el tema se atoró.

Será hasta el siguiente periodo, que iniciará el 1 de febrero, cuando se retomaría la enmienda constitucional.

[email protected]