En los últimos 20 años, en la frontera terrestre entre México y Estados Unidos han muerto 7,505 personas, según datos de la Patrulla Fronteriza.

De acuerdo con las cifras reportadas por la instancia estadounidense, el cruce fronterizo entre Nogales, Sonora, en México y Tucson, Arizona, en Estados Unidos, es históricamente la zona más mortífera para el cruce de los migrantes, quienes buscan llegar a EU con el objetivo de tener una mejor vida.

De acuerdo con los datos de la Patrulla Fronteriza, en dicha zona se han registrado 2,785 muertes en las últimas dos décadas, es decir, entre 1998 y el 2018, que equivalen a 37.1% del total de las defunciones en el periodo.

A dicho cruce le sigue el de Río Grande Valley, en Texas, anteriormente conocido como McAllen, que colinda con el estado de Tamaulipas, en territorio nacional.

En esa región, según los registros de la autoridad de Estados Unidos, se han registrado 1,540 muertes en los últimos 20 años.

Cabe precisar que en estos cruces fronterizos se encuentra construida ya una valla que divide a México de Estados Unidos.

Por otra parte, la zona con menores registros de muertes es la conocida por las autoridades del país gobernado por Donald Trump como Big Bend, en donde se encuentra un parque nacional estadounidense con el mismo nombre, que funciona como una barrera natural, en el oeste de Texas, y que colinda con Chihuahua. Allí los registros de muertes ascienden a 66 personas en el periodo mencionado.

Los registros de muertes se realizan por año fiscal estadounidense, es decir, entre el 1 de octubre de un año al 30 de septiembre del siguiente.

En este contexto, el año con mayores registros de muertes en el periodo analizado es el 2005, cuando la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos contabilizó 492 muertes; le siguió en segundo lugar el 2012, con 471 defunciones, mientras que en tercer lugar se colocó el 2006 con 454 fallecidos.

Los registros más recientes apuntan a que en el año fiscal 2018 —entre el 1 de octubre del 2017 y el 30 de septiembre del 2018— se contabilizaron en total 283 muertes, lo que significó una disminución de alrededor de 5% con respecto del año fiscal 2017, cuando la autoridad estadounidense tuvo conocimiento de 298 fallecimientos.

Para el año fiscal pasado, la zona con mayor número de muertes registradas fue Río Grande Valley, con 96 muertos. Le siguen Laredo con 69 muertes y Tucson con 58.

En la actualidad, el número de personas detenidas por la Patrulla Fronteriza estadounidense va a la baja. No obstante, el número de inmigrantes, en especial aquellos que provienen de los países de Guatemala, el Salvador y Honduras y que cruzan el territorio mexicano, se encuentra en niveles históricamente altos.

Algunos de los alcaldes de municipios fronterizos mexicanos han pedido que se les otorguen mayores recursos para poder fondear los refugios de inmigrantes, los cuales también, han señalado, que se encuentran en niveles de ocupación históricamente elevados.

[email protected]