La oposición del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano (MC) criticó que el presidente Andrés Manuel López Obrador se dedique a presentar informes para hablar de lo que considera sus logros.

Marko Cortés, presidente nacional del PAN, dijo que en su informe de ayer el mandatario mexicano “se dedicó a difundir mentiras y datos falsos, así como lo ha hecho diariamente en sus mañaneras”.

Por su parte, por vía Twitter, la dirigencia nacional del PRI publicó: “Hoy México tiene un gobierno que da más informes que resultados”.

Para Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, mientras el país atraviesa por una de las peores crisis en materia de economía, seguridad y salud, López Obrador “decide perder el tiempo en hacer informes cada que le da su regalada gana, únicamente con la pretensión de mentir”.

También a través de Twitter, Clemente Castañeda, presidente nacional de MC, consideró que en su mensaje el presidente confirmó “que está completamente desconectado de la realidad. Como en los tiempos del viejo régimen que tanto critica, su informe estuvo lleno de autoelogios, sin asomo de autocrítica y, por lo tanto, cancelando cualquier posibilidad de enderezar el rumbo de México”.

En nombre de los panistas y de “miles de ciudadanos cansados de las mentiras’’, Cortés demandó: “¡Basta de excusas y pretextos! Basta de solo estar culpando. Ya se fue medio sexenio, lleno de mentiras, destrucción y promesas sin cumplir. Es tiempo de corregir el rumbo. Exigimos al gobierno un cambio para mejorar”.

Desde su perspectiva Cortés dijo que en México la violencia se ha desatado; “estamos muy por encima de lo que se ha registrado en otros sexenios y el gobierno lo toma con ligereza, sin estrategia para combatir a los grupos criminales, más preocupado por perseguir a sus adversarios políticos que a los asesinos, feminicidas y narcotraficantes”.

Zambrano dijo que es claro que el presidente vive en una realidad diferente a la de los mexicanos, “porque cada día en la mañanera hace creer que México va bien, que la economía se está recuperando, que sí hay empleo, que la violencia y la inseguridad han disminuido, y en los hechos ocurre todo lo contrario”.

Castañeda completó que el presidente: “Fiel a su doble discurso, promete respeto, pero a sus opositores los etiqueta de clasistas, racistas e hipócritas; dice que no quiere poseer la verdad absoluta, pero trata de imponer su palabra. Así el presidente que dijo que iba a cambiar la historia y sólo la está repitiendo”.

rolando.ramos@eleconomista.mx