El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) reiteró ayer que Crisóforo Maldonado Jiménez, presunto líder de una banda de secuestradores que opera en el estado de Morelos conocidos como Los Rojos, ejecutado por dos sicarios el pasado domingo en el interior del hospital Médica Sur, nunca recibió un amparo, como sostiene el gobernador Graco Ramírez.

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), la cual tiene a cargo la investigación de la ejecución dentro del nosocomio de Maldonado Jiménez, quien supuestamente también servía al cártel de Los Beltrán Leyva, ayer dio a conocer un retrato hablado de uno de los presuntos ejecutores del crimen.

Las fuentes del Poder Judicial ratificaron que si el Gobernador de origen perredista pretende presentar una queja contra el juez José Leovigildo Martínez Hidalgo, ésta será recibida y se investigará como realiza tradicionalmente el CJF, como órgano de vigilancia de quienes forman parte del Poder Judicial de la Federación.

Ayer, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, destacó que presentará una queja ante el Consejo de la Judicatura porque el juez sí amparo al presunto delincuente, que había sido lesionado el pasado 10 de diciembre tras un tiroteo en Cuernavaca y de ahí enviado al hospital del IMSS en aquella entidad y posteriormente trasladado por su familia a la capital.

La fuente judicial añadió que incluso en el expediente de suspensión provisional de amparo indirecto 1966/2012 del Juzgado Segundo de Distrito a cargo del impartidor de justicia mencionado se establece que sólo aplicaría en caso de una posible incomunicación o existiera una orden de aprehensión, lo que no ocurrió.

Y para más claridad, la fuente judicial sostuvo que al no existir orden de captura o presentación contra Maldonado Jiménez, la suspensión provisional que concedió el juez José Leovigildo Martínez quedó sin materia y sin efecto el pasado 14 de diciembre, dos días antes de que fuera ejecutado en el interior de Médica Sur.

[email protected]