El pleno de la Cámara de Diputados aprobó una reforma para considerar como violencia de género que se impida a una mujer acceder a un salario bien remunerado en condiciones similares que los hombres.

Por unanimidad de 423 votos de diputados de todos los partidos, el pleno aprobó el dictamen que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en materia de violencia económica y discriminación salarial.

El dictamen fue turnado al Senado para su análisis.

La reforma al artículo 6 de esa ley establece que constituye violencia económica las limitaciones a una mujer, encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas.

La reforma al artículo 11 fija como violencia laboral la percepción de un salario menor en el desempeño de un trabajo igual, desempeñado en puesto, jornada y condiciones de eficiencia también iguales dentro de un mismo centro de trabajo .

La diputada Susana Osorno Belmont, del Partido Revolucionario Institucional, afirmó que es necesario eliminar las barreras que menoscaben el reconocimiento de los derechos de las mujeres.

Por su parte, Arlette Ivette Muñoz, del Partido Acción Nacional, afirmó que la desigualdad salarial implica una violación a los derechos fundamentales, una forma de violencia y una forma de discriminación hacia las mujeres .

Destacó que el dictamen aprobado obliga a las entidades federativas a diseñar programas que promuevan la igualdad salarial entre mujeres y hombres.

jmonroy@eleconomista.com.mx