El gobierno de la Ciudad de México y el federal ven de manera diferente la propagación del Covid-19 entre la población en la capital; mientras el primero considera que el aumento en infectados y hospitalizaciones equivale a estar en semáforo naranja, de riesgo alto por el virus, la Federación consideró que la CDMX está en rojo, de riesgo máximo.

En uno de los principales indicadores para la asignación del color y riesgo por el Covid-19, que son las cifras de hospitalización, difieren en mucho entre los reportado por el gobierno federal, a través de la Red de Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG), y lo presentado por el gobierno de la capital.

Con corte hasta el sábado 7 de agosto pasado, según el gobierno capitalino, la ocupación tanto de camas generales como con ventilador se encontraba en 38%, mientras que los datos del gobierno federal reportan una saturación, en ambos rubros, en torno al 70 por ciento.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum afirmó el fin de semana que, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud local, el color que le toca a la capital es naranja, lo anterior debido a que las cifras de hospitalizados y contagios comienzan a estabilizarse.

A la vez, dijo respetar los análisis hechos por la Secretaría de Salud federal (SSA), no obstante, “nosotros estamos convencidos de que el semáforo es naranja, pero la última información que tenemos es con base en la información, con datos científicos duros, no es un tema de ocurrencia o de que nada más queramos decir que estamos en naranja”.

En Twitter, la mandataria local ahondó que en los últimos 12 días hay una reducción de 36% en el número de personas que han llamado al 911 para solicitar atención por el Covid-19.

También refirió, en cuanto a las hospitalizaciones, que “si bien la ocupación hospitalaria sigue en aumento, en los últimos 10 días observamos una estabilización de ingresos hospitalarios.

Esto significa una desaceleración de 65% en la velocidad de crecimiento de ocupación hospitalaria que proyectamos continúe en próximos días”.

Por su parte, de acuerdo con la base de datos de la Red IRAG de la SSA sobre hospitalizaciones, de 52 nosocomios de la capital con registros, la dependencia federal coloca a 20 entre una ocupación en camas generales que va de 50 a 100% en camas generales.

Mientras que, en camas con ventilador del mismo número de hospitales, la SSA reporta una ocupación de 50 a 100% en 19 de ellos.

Ante la diferencia de criterios con el gobierno de la Ciudad de México, la Secretaría de Salud federal no se ha pronunciado al respecto.

Retroceso a nivel nacional

En la actualización del semáforo epidémico que estará vigente entre el 9 y el 22 de agosto, se colocó a más de la mitad de los estados del país entre riesgo alto y máximo por la propagación del virus SARS-CoV-2.

De acuerdo con la actualización, sólo Chiapas se mantuvo en color verde, de riesgo bajo, mientras que nueve estados se colocaron en color amarillo de riesgo medio: Baja California; Morelos; Chihuahua; Coahuila; Tabasco; Campeche; Yucatán; Aguascalientes y Guanajuato.

En color naranja, de riesgo alto, se ubicaron a Quintana Roo; Hidalgo; Baja California Sur; Durango; San Luis Potosí; Michoacán; el Edomex; Querétaro; Tlaxcala; Oaxaca; Veracruz; Tamaulipas; Zacatecas; Puebla y Sonora.

Y en rojo, la SSA colocó a la CDMX; Guerrero; Jalisco; Nayarit; Colima; Nuevo León y Sinaloa.

En el semáforo anterior había sólo un estado en rojo; 13 en naranja; tres en verde y 15 en amarillo.

politica@eleconomista.mx