La falta de definición de los mecanismos de coordinación por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP) afectaron la operación del Programa de la Reforma Educativa en 2015, el cual tiene como objetivo mejorar la prestación del servicio de las escuelas de nivel primaria y secundaria con calidad y equidad , indicó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

De acuerdo con los resultados de la fiscalización a la Cuenta Pública 2015, la omisión no evitó la duplicidad de actividades en materia de mejoramiento de la infraestructura educativa con el programa Escuelas Dignas del INIFED .

Además de que no hubo precisión en la identificación de la población objetivo y no se definieron los beneficiarios, pues no se especificó el grado de carencia de los centros escolares susceptibles de recibir apoyo de acuerdo con el índice de Carencias por Escuela.

Detalló que, aunque el programa hace alusión a la reforma educativa, éste sólo contempla lo correspondiente a infraestructura, equipamiento y gestión escolar, a través de apoyos técnicos y financieros para disminuir el rezago de las condiciones físicas de las escuelas.

En el 2015 la cobertura de escuelas de educación básica abarcó 199,812 planteles, de los cuales 24,808 se determinaron como población objetivo del programa, beneficiando a 99% de ellas.

Sin embargo, la ASF refirió que no todas las obras de mejora en las condiciones de infraestructura y de equipamiento realizadas en las escuelas participantes del programa correspondieron con las necesidades diagnosticadas, por lo que los apoyos otorgados por el programa no se focalizaron en abatir las carencias de infraestructura física y equipamiento, lo cual incidió en que los niveles de atención de las carencias identificadas fueran marginales, por lo que persiste el riesgo de que los planteles no sean adecuados para el proceso de enseñanza en perjuicio de los estudiantes.

En relación con la instalación y mantenimiento de bebederos escolares, responsabilidad del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED), comentó que de las 5,964 escuelas beneficiadas no se dispuso de bases de datos que den cuenta del cumplimiento de los requisitos para recibir el apoyo.

Por su parte, en la atención a 60,526 necesidades de infraestructura y equipamiento en centros escolares, en 36.2% de los casos se asoció a alguna de las carencias identificadas en el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial y 63.8% no correspondió con el diagnóstico realizado.

En este sentido, la ASF recomendó a la SEP establecer mecanismos de control a fin de que los recursos otorgados a los centros escolares correspondan a los montos establecidos y que las obras realizadas sean consistentes con las necesidades.