El coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Marko Cortés Mendoza, consideró que la desaparición de las delegaciones federales para, en su lugar, crear 32 coordinadores como plantea el nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, “vislumbra una tensión innecesaria y el inicio de conflictos con los gobiernos estatales”.

Cortés Mendoza afirmó que su partido (PAN) tendrá que prepararse para “enfrentar” al nuevo gobierno obradorista, al que calificó como “hegemónico”.

“Tenemos que ser una oposición seria, constructiva y firme, fundada en la unidad de propósito de todos los panistas y respaldada por millones de mexicanos que, desde ahora, les preocupa la concentración del poder político”, aseveró.

Afirmó que la creación de una estructura territorial con 32 coordinadores estatales de programas sociales federales, generará conflictos entre el próximo titular del Ejecutivo federal y los Gobernadores.

“Estamos viendo que estas designaciones se vislumbran como una fuente de conflicto porque generarán tensiones políticas innecesarias con los gobiernos locales y porque, además, desde ahora se genera que sean ubicados como posibles candidatos de Morena para la sucesión en las gubernaturas”, mencionó.

Cortés Mendoza refirió que “el nuevo gobierno está enviando pésimas señales en  torno a una renovación del poder político en México porque se perfila a convertirse en un gobierno hegemónico de control absoluto, como en el viejo régimen”.

“En Acción Nacional debemos prepararnos para la composición geopolítica que tendremos desde el 1 de septiembre, a ser la primera línea de la oposición en un país distinto, con un partido dominante y con hegemonía en ambas cámaras”, sentenció.

jmonroy@eleconomista.com.mx