Leticia Quezada Contreras, integrante de la Comisión Especial para la Lucha contra la Trata de Personas de la Cámara de Diputados, presentó ayer una denuncia penal ante la PGR contra directivos de la congregación Legionarios de Cristo fundada por el desaparecido Marcial Maciel y condenado después por el Vaticano.

En compañía de otros legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Quezada Contreras precisó que los delitos por los cuales son acusados jerarcas católicos, directivos de la congregación y el director de la Universidad Anáhuac son: pederastia, violación, corrupción de menores, lavado de dinero, evasión fiscal, posible almacenamiento y distribución de pornografía y delincuencia organizada.

Luego de presentar la querella que fue recibida por la Oficialía de Partes de Reforma 211 donde se encuentra la PGR, manifestó que fue formulada contra Álvaro Corcuera y Evaristo Sada, director y secretario general, respectivamente, de la orden, además contra Jesús Quirce, rector de la Universidad Anáhuac.

Otros presuntos implicados

Otros que están involucrados, según la denuncia de la perredista son el cardenal Norberto Rivera Carrera y el obispo de Tepic, Ricardo Watty, este último designado por el Papa Benedicto XVI para investigar los centros de los legionarios en México y Centroamérica. A los dos se les acusa de encubrimiento.

El debate en la sociedad simplemente queda en eso, las autoridades están mirando el toro desde las barreras y no han hecho nada en materia penal, cuando se observa que existen elementos que conforman delitos en el propio Código Penal .

La denuncia que consta de 11 páginas, contiene denuncias en entrevistas realizadas a José Raúl, Christian y Omar de apellidos González Lara y Blanca Estela Lara, hijos y pareja del padre Marcial Maciel, fundador de esa orden en 1941 y Regnum Christi en 1953.

La narración de José Raúl, uno de sus hijos que denunció el abuso sexual al que fue sometido por el ahora alicaído fundador de la orden, cuando contaban con siete años de edad y vivían en Colombia, es la que se integra en la denucnia.

Se incluye una relatoría de hechos desde 1997 hasta principios del 2010, donde se exponen actos que van desde encubrimiento hasta formar una red de protección sobre esos hechos en favor de Marcial Maciel. La legisladora recomienda a la PGR, tomar en cuenta la investigación de The New York Times, que reveló que 161 de las 177 diócesis católicas existentes en el país, recibieron denuncias por violaciones y abusos a menores que involucran en las últimas seis décadas a 1,205 curas abusadores -varios de ellos pertenecientes a los Legionarios- y a 4,268 víctimas, menores de edad.

rtorres@eleconomista.com.mx