A poco más de tres años de haber iniciado un juicio por el robo a su caja de seguridad en una sucursal de Banamex del Estado de México, una de las afectadas, solicita a la Suprema Corte su intervención, después de que la institución bancaria, se niega a asumir cualquier responsabilidad.

Se trata de aquel robo millonario ocurrido en octubre del 2006 cuando unos ladrones derribaron un muro contiguo a la sucursal y se llevaron el contenido de 155 cajas de seguridad. Joyas, dinero en efectivo, documentos cobrables y artículos invaluables, el botín.

Una de las víctimas, integrante de la comunidad libanesa, inició un juicio contra el banco, por el robo de 194 joyas valuadas en 3.3 millones de dólares. En total, son dos demandas por 6.6 millones de dólares, una mercantil, por el valor de reposición de las joyas, y otra civil, por el daño moral.

En este caso, la quejosa solicita al máximo tribunal del país, establezca los criterios jurídicos sobre la responsabilidad de los bancos que dan servicio de cajas de seguridad. Y aunque la señora no acusa a la institución por el robo de su patrimonio, sí lo señala de no haber ejercido eficaz vigilancia de las cajas.

Entre los argumentos esgrimidos por los bancos en su defensa, está el hecho de que ellos no cuentan con un informe del contenido de las cajas de seguridad.

Será cuestión de días para que la Suprema Corte determine si atrae la millonaria demanda, informó W Radio.

/doch