La senadora Adriana Dávila afirmó que el dictamen elaborado por el Senado para reformar la ley contra la trata de personas fue producto de un trabajo responsable que incorporó medidas contundentes para prevenir y sancionar este delito; además, no hubo mezquindad por parte de la Cámara alta para escuchar a todos los expertos en el tema.

De nueva cuenta, Dávila salió en defensa del dictamen que fue aprobado por los senadores pese a que los diputados modificaron sustancialmente la minuta, pues la legisladora panista no ha dejado de ser víctima de ataques a través de las redes sociales por haber impulsado los cambios a la ley.

No obstante, la ley corre el riesgo de congelarse en el Senado porque varios legisladores consideran que los diputados cambiaron el dictamen pero se dejaron presionar por gente externa que vio mermados sus intereses con la reforma.

Adriana Dávila, presidenta de la Comisión contra la Trata de Personas del Senado, expresó que la minuta no fue hecha al vapor pues fue el producto del trabajo a lo largo de 493 días y aparte de escuchar a autoridades encargadas de la procuración de justicia, especialistas, organizaciones civiles, académicos y víctimas, se instaló una Conferencia Nacional de Legisladores Locales, con la participación de 24 entidades federativas para revisar el tema.

Por otro lado, el coordinador del PRI en la Cámara alta, Emilio Gamboa, destacó la productividad del Senado y precisó que se aprobaron cuatro reformas constitucionales; 193 puntos de acuerdo; se votaron 324 iniciativas, y 105 nombramientos.

Sin embargo, no dejamos de reconocer que hay pendientes importantes que nos llaman a privilegiar la política, porque la población demanda resultados y en eso está comprometido el Senado de la República, ya que por encima de los intereses partidistas están los ciudadanos , opinó.

[email protected]