A cuatro meses del confinamiento provocado por la pandemia de Coronavirus, la violencia contra las mujeres continúa al alza en nuestro país, al registrarse durante este periodo un incremento de 81% en la atención y servicios que ofrecen los refugios de protección a mujeres, denunció la RNR.

A través de un informe, la Red Nacional de Refugios (RNR) también alertó que, durante los meses de marzo, abril, mayo y junio, las llamadas y mensajes de apoyo relacionadas con violencia familiar y de género atendidas por la Red, incrementaron en 55 por ciento.

Con 3 de cada 10 solicitudes de auxilio realizadas por redes de apoyo de mujeres ante la imposibilidad de las víctimas de comunicarse directamente por la presencia del agresor, además de señalar que el 46% de las hijas e hijos de las mujeres que solicitaron apoyo fueron víctimas de violencias en casa durante el confinamiento.

De estos menores, el 8%, que representa a más de 500 niñas, niños y adolescentes que ingresaron a un Refugio, fueron víctimas de violencia sexual mientras se quedaban en casa para protegerse del Covid-19, “lo que nuevamente evidencia que no todas las familias mexicanas son espacios de fraternidad y, que las casas para muchas mujeres e infantes no son un espacio seguro”, enfatizó la Red.

El informe, que se da ante las posibilidades del regreso paulatino a una “nueva normalidad”, contabiliza que del mes de marzo a junio del 2020, la RNR ha atendiendo a 14,599 mujeres con sus hijas e hijos, -lo que representa un incremento del 81% con relación al mismo periodo de 2019-, brindado acompañamiento, atención integral y protección a 21,074 personas y ha proporcionado orientación y atención a través de nuestras líneas telefónicas y redes sociales a 6,475, de las cuales el 73.63% son mujeres; el 16.13% instancias de gobierno y el 10.24% hombres.

A través de sus 69 espacios de prevención, atención y protección a lo largo de todo el país, la RNR registró que el 46% de las llamadas y mensajes de orientación se, concentraron en la Ciudad de México y el Estado de México, seguidos del 29% de Chiapas, Coahuila, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Puebla, Sinaloa, Guanajuato y Veracruz.

Mientras que durante este periodo se han realizado también por parte de la RNR, 23 rescates a nivel nacional de mujeres y sus hijas e hijos que tuvieron que salir huyendo de sus casas en medio de la contingencia por la situación de riesgo que enfrentaban, de los cuales 7 fueron en la Ciudad de México, 5 en el Estado de México, 6 en Morelos, 5 en Nayarit, 2 en Puebla, 2 en Chiapas, además de rescates en Guanajuato, Guerrero, Quintana Roo e Hidalgo, con 1 en cada entidad.

La Red indicó que pese a la falta de presupuesto para cubrir los gastos emergentes que conlleva la pandemia y las estrategias que se deben implementar pre y post refugio, tanto para mitigar el riesgo del contagio como para promover el ejercicio de la ciudadanía de las mujeres que egresan de los Refugios, sus 69 espacios de prevención, atención y protección han continuado de forma ininterrumpida.

Detalló que los tipos de violencias que mayoritariamente se perpetraron en este periodo reportado son que el 41.15% de las mujeres refirieron ser víctimas de violencia física, el 23.29% emocional, 5.46% económica y patrimonial y, el 3.63% sexual.

Resaltando que, durante el mes de junio, hubo un incremento del 2% de las mujeres que fueron víctimas de intento de feminicidio, así como un aumento del 9% en las mujeres que refirieron ser víctimas de todas las formas de violencias (física, sexual, emocional, patrimonial y económica).

Se alertó que durante mayo y junio, los mensajes y llamadas de auxilio, apoyo y orientación a la RNR en relación con los mismos tienen una baja de 34% en relación con los primeros meses de la cuarentena, lo que podría ser un reflejo de que las mujeres cada día se ven mayormente imposibilitadas a comunicarse y pedir auxilio al cohabitar con su agresor.

“Esto no es reflejo de una baja en las violencias familiares, al contrario, como lo hemos venido evidenciando y documentando, mientras más se alargue la etapa de confinamiento la vida de las mujeres y en su caso, la de sus hijas e hijos se encontrará en mayor riesgo”.

En tanto que, pese a que se han declarado algunos servicios como esenciales durante la pandemia, denunciaron que la realidad es que no todas las instancias gubernamentales están operando al 100%, reflejándose en que 2 de cada 10 mujeres que solicitaron apoyo refirieron haber acudido con anterioridad a otra instancia estatal o municipal sin recibir la ayuda esperada.

“Lo anterior refleja no solo que algunas instancias gubernamentales están rebasadas sino también la incapacidad de las y los servidores públicos, quienes deberían de informar profesionalmente y desde un enfoque de género a las mujeres sobre los mecanismos a los que tienen derecho e incluso ser ellos mismos quienes refieran y realicen los traslados de los casos, asumiendo la corresponsabilidad de estos, lo cual en diversas ocasiones no existe”, recalcó la Red.