Un juez de Circuito con sede en Guadalajara, Jalisco, ratificó la culpabilidad del narcotraficante Rafael Caro Quintero en el secuestro y asesinato del agente estadounidense Enrique Camarena, ocurrido en 1985, por lo que le impuso una condena de 40 años y ordenó su inmediata reaprehensión. En caso de que el gobierno federal logre su reaprehensión, a Caro Quintero le faltarían por compurgar 11 años y 7 meses de esa condena de 40 años.

Asimismo, el juez impuso, por ese mismo hecho, 10 años y dos meses de prisión a Ernesto Fonseca Carrillo alias Don Neto, aliado de Caro Quintero en el asesinato del agente de Estados Unidos.

La Procuraduría General de la República informó que el Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito con sede en Guadalajara, Jalisco, en cumplimiento a las ejecutorias de los amparos 180/2011 y 101/2013, consideró penalmente responsables a Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro y homicidio calificado; imponiéndoles a ambos 40 años de prisión y ordenando la inmediata reaprehensión de Rafael Caro Quintero.

Fue en agosto del 2013 cuando un juez ordenó la liberación del narcotraficante, ex líder del Cártel de Guadalajara, quien estaba recluido en el penal federal de Puente Grande, donde purgaba una sentencia de 60 años de prisión por el secuestro y homicidio del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, así como de Alfredo Zavala Avelar, empleado de la desaparecida Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos.

Desde entonces, Caro Quintero es prófugo de la justicia luego de que, ante la enérgica protesta del gobierno de Estados Unidos por la liberación del capo, la PGR le girara una orden de detención provisional con fines de extradición al vecino país del norte.

[email protected]