Alfredo Cárdenas Martínez el Contador o Sr. Cortés, sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, excapo del Cártel del Golfo y extraditado a EU, fue capturado tras un operativo de fuerzas especiales de la Secretaría de Marina, en las colonias San Francisco y Buenavista en Matamoros, Tamaulipas.

La Procuraduría General de Justicia del estado de Tamaulipas, y el Gabinete de Seguridad Nacional, consideraban a Cárdenas Martínez como “objetivo prioritario” por ser presuntamente uno de los instigadores de la violencia en esa entidad, y que pretendía recobrar el control del Cártel del Golfo para la familia, el cual comandó su tío Osiel Cárdenas, forjador de lo que fuera su brazo armado Los Zetas, y que ahora disputan la hegemonía.

Al recién detenido se le atribuyen los bloqueos, persecuciones, enfrentamientos y asesinatos ocurridos desde principios del 2018 en los municipios de Reynosa y Río Bravo. Ello, ocasionado por las recientes capturas o bajas por parte de la Marina de otros integrantes que se disputaban el liderazgo del tráfico de drogas hacia Estados Unidos en dichos municipios fronterizos.

Matamoros es el bastión del cártel que inició como grupo contrabandista de alcohol y fayuca con Juan Nepomuceno Guerra, el Padrino de Matamoros, y que posteriormente se insertó en el tráfico de drogas bajo el mando de Juan García Ábrego la Muñeca, hasta convertirse en uno de los más poderosos en la zona y que no peleaba con los otros nacientes cárteles.

Informes extraoficiales indican que con tres helicópteros, para el respaldo de las tropas en tierra, se llevó a cabo la captura del Contador.