Claudia Sheinbaum informó este medio día que la Ciudad de México permanecerá la próxima semana en semáforo epidemiológico color naranja, como parte de la estrategia gubernamental contra la epidemia de la enfermedad Covid-19, y que a partir del lunes 21 se permitirán actividades únicamente individuales en gimnasios, con aforo máximo de 30% y cita. 

No podrá haber actividades grupales en los gimnasios, en cuyos negocios se deberán seguir las diez reglas sanitarias básicas, entre otras el uso de caretas y cobrebocas. 

En conferencia de prensa virtual, la jefa de gobierno de la Ciudad de México enfatizó que en los gimnasios el foro máximo será de 30%, con actividades individuales serán de máximo una hora, con cita, y que las clases en grupo estarán prohibidas. 

La funcionaria anunció la campaña publicitaria “Mientras no haya vacuna, hay que usar cubrebocas’’

Informó que en la última semana, la que terminará pasado mañana, hubo una “muy ligera reducción’’ de personas hospitalizadas, y por ello se mantendrá el semáforo naranja, aunque ya sin la alerta aplicada en semanas anteriores. 

Continuará la aplicación de medidas sanitarias en los comercios, dijo, para evitar que haya brotes de coronavirus; a la fecha, aun cuando se han abierto cada vez mas actividades, destacó, no los hay. 

Para la mandataria capitalina, los dos grandes objetivos son la protección y el asilamiento de personas positivas a Covid-19 para ir cortando la cadena de contagios. 

Explicó que en materia de hospitalización, en la Zona Metropolitana del Valle de México, que incluye al Estado de México y a la Ciudad de México, debe haber capacidad para atender a un universo de 22 millones de habitantes

En la semana que está por terminar, abundó, se registró un ligero decremento ya que hasta ayer jueves hubo 3,716 personas hospitalizadas; 2,818 personas en camas generales y 8,098 intubadas. 

Solo en la Ciudad de México se registraron 2,796 hospitalizaciones; 2,090 en camas generales y 706 en camas con ventilador mecánico para pacientes muy graves. 

rolando.ramos@eleconomista.mx