Los senadores panistas Ernesto Ruffo, José María Martínez y Víctor Hermosillo comenzaron una campaña para solicitar a los congresos estatales que no aprueben la reforma política del Distrito Federal al advertir que la Ciudad de México tendrá una autonomía inédita que resulta inequitativa para los demás estados.

Mediante una carta que enviaron a al menos 600 diputados locales expusieron que la reforma representa un perjuicio a los limitados ingresos de las entidades pues sólo gana la Ciudad de México económicamente, en detrimento de los estados.

Los panistas argumentaron que el Gobierno Federal mantendrá la responsabilidad del financiamiento a los servicios de salud y educación en la capital del país, lo que no sucede con ninguna otra entidad, incluso hay estados que destinan el 62% de su presupuesto en educación, por ejemplo.

Con esta reforma, la Ciudad de México podrá acceder a los fondos, recursos, ramos y programas como las demás entidades federativas por lo que la ya limitada bolsa de recursos a la que pueden acceder los gobiernos de los estados del país se verá reducida ante el ingreso de un nuevo integrante al cual se le dará trato preferencial al tener mayor población y al mayor número de legisladores, mismos que estarán año con año gestionando fondos en el Presupuesto de Egresos , advierten.

Refieren que el Fondo de Capitalidad para el 2016 tendrá 4,000 millones de pesos, además de que la Ciudad tendrá acceso al Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social y contará con 150 millones de pesos para la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

Cabe recordar que el Senado envió la reforma a los congresos locales pues al tratarse de una reforma constitucional, los cambios deben ser aprobados por 17 legislaturas.

Al tener el respaldo de la mayoría, la reforma se declarará constitucional y el Congreso de la Unión puede solicitar al Ejecutivo Federal que se publique en el Diario Oficial de la Federación para que entre en vigor.

Por ello Ruffo Appel, Martínez Martínez y Hermosillo y Celada pidieron a los diputados locales alzar la voz en defensa del Federalismo .

Está en sus manos la decisión de que se apruebe o no esta reforma constitucional. En la actualidad, no sólo vemos disminuido nuestro presupuesto para estados y municipios a causa de la inequitativa Ley de Coordinación Fiscal, sino que entre todos los mexicanos pagamos la educación y la salud de los habitantes de la Ciudad de México, y ahora también le otorgaremos un Fondo de Capitalidad para ejercerlo discrecionalmente, así como la oportunidad de acceder a los pocos recursos a que teníamos derechos los estados de la República , afirman.

Los legisladores de Baja California y de Jalisco precisaron que están de acuerdo con la autonomía política para la Ciudad de México pero con equidad al resto de los estados que participan en el pacto federal.

Y es que la reforma del Distrito Federal en ningún momento precisó si cambiarían las leyes fiscales o presupuestales para la capital, sólo implicó un cambio en el manejo político y administrativo de ésta.

[email protected]