Informes de inteligencia de México y Estados Unidos han vinculado a los últimos cinco gobernadores de Tamaulipas con organizaciones delictivas, operaciones de lavado de dinero y actos de corrupción. Dos de ellos actualmente están presos.

Desde Manuel Cavazos Lerma, hasta el actual gobernador Francisco Cabeza de Vaca, ninguno ha escapado de ser señalados de favorecer actividades ilícitas en aquel estado fronterizo, históricamente disputado por los cárteles de Los Zetas, del Golfo y de Sinaloa, por ser una puerta de entrada de drogas al mercado estadounidense.

Manuel Cavazos Lerma fue gobernador de Tamaulipas del 5 de febrero de 1993 al 4 de febrero de 1999. Después fue senador. Fue investigado por la PGR en el sexenio de Felipe Calderón, por presuntos nexos con cárteles del narcotráfico y por su presunta relación con el asesinato del candidato del PRI a la gubernatura, Rodolfo Torre Cantú. Actualmente se encuentra en libertad y no se conoce de alguna investigación en curso en su contra.

Tomás Yarrington, el sucesor de Cavazos, fue gobernador de Tamaulipas 1999 a 2004. Actualmente se encuentra preso en Estados Unidos, donde enfrenta desde 2013 cargos por parte de una Corte Federal en Texas, que lo acusa de lavado de dinero al narcotráfico. También se le acusa de recibir dinero del entonces líder del Cártel del Golfo, Osiel Cárdenas, a cambio de protección a través de comandantes de la policía judicial del estado.

Eugenio Hernández fue gobernador de Tamaulipas de 2005 a 2010. Actualmente se encuentra preso en México, y próximo a ser extraditado a Estados Unidos, donde es requerido en una Corte de Texas por supuestamente blanquear 30 millones de dólares.

Egidio Torre Cantú fue candidato del PRI a la gubernatura de Tamaulipas en 2010 debido a que su hermano Rodolfo, quien era el candidato, fue asesinado ese año. Fue gobernador de Tamaulipas en el periodo de 2011 a 2016. Francisco Chavira Martínez, excandidato independiente a la gubernatura, presentó denuncias penales contra Torre Cantú por los delitos de encubrimiento, delincuencia organizada, asociación delictuosa y peculado. En 2017, el entonces diputado federal de Movimiento Ciudadano, Gustavo Adolfo Cárdenas Gutiérrez, lo denunció por presunto enriquecimiento ilícito. Actualmente no existen averiguaciones previas en su contra.

Finalmente, sobre el actual gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, las acusaciones en su contra comenzaron desde que fue candidato. El PRI lo denunció ante la fiscalía electoral por supuestamente presionar a candidatos y militantes priistas, a través del grupo armado denominado la Columna Armada Pedro José Méndez, para que asistieran a sus eventos.

Como gobernador, en diciembre de 2020, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentó una denuncia en su contra ante la Fiscalía General de la República por presuntos lavado de dinero.

jorge.monroy@eleconomista.mx