Concluido el segundo periodo de sesiones ordinarias del tercero y último año de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, de las 35 iniciativas promovidas por el presidente Andrés Manuel López Obrador a la fecha, el poder Legislativo aprobó 28, cifra que representa 80% del total.

En el lapso equivalente —del 1 de diciembre del 2012 al 30 de abril del 2015—, el expresidente Enrique Peña Nieto presentó 59 iniciativas, de las que las cámaras de Senadores y de Diputados aprobaron 93.2%; es decir, 55.

De los decretos aprobados a iniciativa suya desde que arribó al poder y hasta la semana pasada, López Obrador no ha promulgado tres:

Los que expiden la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y la Ley de Carrera Judicial del Poder Judicial de la Federación; reforman la Ley de Hidrocarburos para sancionar y remover permisos para el almacenamiento, venta y comercialización de hidrocarburos y petrolíferos cuando estos sean de origen ilícito, y la enmienda a la Ley de Aviación Civil.

Mientras que el pasado 19 de febrero se promulgó la enmienda constitucional que establece que el presidente de la República durante el tiempo de su encargo podrá ser procesado penalmente por actos de corrupción, delitos electorales y delitos graves.

Reformas pendientes

Desde el 23 de abril del año pasado, fecha en que el titular del Ejecutivo federal envió a la Cámara de Diputados su propuesta para modificar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, a fin de crear mecanismos presupuestarios para hacer frente a crisis y emergencias sanitarias y económicas, el tema está congelado en San Lázaro.

Los senadores tampoco han dictaminado la iniciativa presidencial que les fue remitida desde el 28 de junio del año pasado para cambiar el artículo 149 Ter del Código Penal Federal y poder sancionar a quien incite a la discriminación racial.

Del total de iniciativas remitidas por López Obrador al Congreso mexicano, cuatro ya fueron dictaminadas en comisiones de la Cámara respectiva, aunque todavía no concluyen su trámite legislativo como la que propone enmendar la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro para actualizar diversas disposiciones en materia de fondos para el retiro y su régimen de inversión, presentada el 23 de enero del 2019.

Pendiente igual están la del 14 de agosto de hace dos años para modificar los artículos 116 y 127 de la Constitución y regular las remuneraciones de los servidores públicos de los organismos autónomos; la del 8 de julio del 2020 para cambiar dos artículos de la Ley de Educación Militar del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos con la finalidad de reconocer la existencia legal de instituciones del sistema educativo militar, y la del 23 de febrero pasado, para reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se denomine Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes.

Agotado el trámite sin ser resuelta su propuesta, presentada el 4 de diciembre de 2018, debido a los disensos entre diputados federales y senadores, López Obrador tuvo que enviar de nuevo su iniciativa de reformas a los artículos 108 y 111 de la Constitución, el 18 de febrero del 2020.

rolando.ramos@eleconomista.mx