Los recientes reportes sobre el financiamiento que migrantes mexicanos que residen en Estados Unidos ofrecen a los grupos de autodefensas demuestran el apoyo del que gozan estas agrupaciones y revelan el preocupante crecimiento de su poder, alertó la Fundación InSight Crime.

Medios locales de California reportan que los connacionales que viven en este estado de EU han enviado hasta 250,000 dólares en los últimos tres meses a los grupos de autodefensas en Michoacán para reforzar si batalla en contra de ?Los Caballeros Templarios.

De acuerdo con un reporte de la televisora californiana Fusion TV, el dinero no se destina a la adquisición de armas, sino a ayuda humanitaria, suministros esenciales y apoyo financiero para las viudas y para las cuentas médicas del líder, José Manuel Mireles, luego de ?sufrir un accidente aéreo.

Este think tank, apoyado por la Fundación Ideas para la Paz, de Bogotá, Colombia, Open Society Foundations y el Centro de Estudios Latinos y Latinoamericanos de American University, Washington; comenta que en los informes de este financiamiento destaca la popularidad de la que gozan en las regiones donde operan.

Y es que los años de corrupción, una supuesta colusión con el crimen organizado y la ineficacia en la lucha en contra de los grupos criminales, han reducido la fe de la gente en la policía local, exhibe ?InSight Crime.

A través de un análisis, esta fundación especialista en temas de crimen organizado, observa que el gobierno colocó a estos grupos un marco legal, por lo que algunos analistas han expresado su preocupación de que este hecho lleve a las autodefensas a convertirse en paramilitares.

Más aún luego de revelarse que empresas mineras les pagan por protección; es un reflejo del camino recorrido por los paramilitares de Colombia, quienes recibieron cuotas de protección de las compañías petroleras .

[email protected]