La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) pidió que Televisa y TV Azteca transmitan el segundo debate previsto para el 10 de junio entre los candidatos presidenciales, en sus canales de mayor audiencia (2 y 13), a fin de que más mexicanos puedan verlo.

Solicitó a la Secretaría de Gobernación (Segob) que si las televisoras se niegan a difundir el debate en sus redes nacionales de mayor cobertura , cumpla con su responsabilidad y aplique el Artículo 62 de la Ley de Radio y Televisión .

Dicho precepto obliga a todas las estaciones de radio y televisión de país a encadenarse cuando se trate de transmitir informaciones de trascendencia para la nación , a juicio de la Segob, según el artículo constitucional

La presidenta de la Amedi, Aleida Calleja, indicó que de esa manera el segundo debate podría ser visto y escuchado en cadena nacional de radio y televisión , y que el Estado tiene obligación de regular para el interés común .

Insistió en que si las televisoras se niegan a difundir el debate en sus redes nacionales de mayor cobertura, la Segob deberá cumplir su responsabilidad de procurar la mayor difusión a los asuntos de trascendencia para la sociedad y aplicar el Artículo 62 de la Ley de Radio y Televisión .

Calleja aseguró que las concesiones de radio y televisión son un bien público que el Estado tiene obligación de regular para el interés común .

Recordó que el primer debate, celebrado el 6 de mayo pasado, fue transmitido sólo por las dos grandes cadenas, a través del canal 5 de Televisa y del canal 40 de TV Azteca, este último cubre únicamente el Valle de México y sólo después del alud de críticas que recibió esta televisora.

Sin embargo, los medios no comerciales de televisión y radio, junto con la colaboración de los medios privados que sí participaron de esa transmisión, atenuaron los efectos de esa campaña contra el debate , subrayó.

El fallido intento de TV Azteca para entorpecer la difusión del debate y la reticencia de Televisa para darle toda la cobertura posible han reiterado las consecuencias indeseables que tiene la concentración de muchas frecuencias de televisión en solamente dos empresas , agregó.

MIF