Ante la sentencia de muerte que enfrenta el mexicano Rubén Cárdenas Ramírez en Estados Unidos por los cargos de violación, secuestro y homicidio, el gobierno mexicano presentó ante la Corte de Apelaciones Penales de Texas dos recursos para retrasar o suspender la ejecución prevista para el próximo 8 de noviembre.

Jacob Prado, director general de Protección a Mexicanos en el Exterior, indicó que el primer recurso es una solicitud de revisión del procedimiento realizado para obtener la confesión del mexicano, mientras que el segundo es un análisis a una negativa de la Corte de Distrito para realizar una nueva prueba de ADN.

“Se han cuestionado los mecanismos a través de los cuales se obtuvo una confesión autoincriminatoria y también han sido cuestionados en múltiples procedimientos jurídicos posteriores”, aseveró.

Por su parte, el subsecretario para América del Norte, Carlos Manuel Sada, precisó que los dos recursos están pendientes, ya que no han sido rechazados por los tribunales federales.

“Es concebible, aunque posiblemente poco probable, que una u otra estrategia federal pueda dar lugar a que la ejecución se retrase más allá de la medianoche del día 8 de noviembre. Si eso ocurre, las autoridades deberán suspender la ejecución”, manifestó.

Asimismo, Carlos Sada opinó que la sentencia contra Rubén Cárdenas es un proceso ilegal al no haberse respetado su derecho a llamar a su consulado.