México y Estados Unidos se encuentran en la elaboración de un nuevo acuerdo de seguridad que reemplazaría la Iniciativa Mérida y en el cual se priorizará el combate al lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, así lo informó Alberto Rodríguez, director de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley de la Embajada del vecino país del norte.

En su intervención en la presentación de una campaña contra el lavado de dinero en la que participan autoridades mexicanas y Naciones Unidas, Rodríguez indicó que se espera tener este acuerdo en las próximas semanas, el cual tendría los nuevos ejes de colaboración entre ambos gobiernos en materia de seguridad.

“En este momento los gobiernos de Estados Unidos y México, se encuentran en un diálogo de cómo reformular la relación de cooperación en materia de seguridad. Este nuevo esquema, reemplazará lo que fue la cooperación bajo la Iniciativa Mérida, los dos países expondrán las prioridades en materia de seguridad y se llegará a un nuevo acuerdo de cooperación bilateral”, comentó Rodríguez.

Para el representante del gobierno estadounidense, una de las prioridades entre ambas naciones es combatir el tema de los flujos ilícitos, provenientes de diversos delitos como el tráfico de drogas, armas, trata de personas, corrupción, entre otros.

“Una de estas prioridades entre ambos países es precisamente el tema de financiamiento ilícito y lavado y su conexión con todo el espectro de actividades ilícitas. Esperamos que en las próximas semanas se anuncie este nuevo acuerdo y la forma en la que ambos países colaborarán en materia de seguridad”, detalló Rodríguez.

En julio de este año, el canciller Marcelo Ebrard, declaró que la Iniciativa Mérida estaba “muerta”.

En el 2008, fue creado el también llamado Plan Mérida por el gobierno de EU, en ese entonces encabezado por George Bush y a petición de México y el gobierno de Felipe Calderón, con el fin de combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Recursos por sexenios

De acuerdo con datos del Congreso de Estados Unidos, entre los años fiscales del 2008 al 2010, la cifra de recursos destinados por la Unión Americana al acuerdo bilateral fueron al alza al pasar de 400 millones de dólares a 639.2 millones; esta última cifra ha sido el monto más alto destinado a dicho plan hasta la actualidad.

En total, en el sexenio de Felipe Calderón entre los años fiscales de Estados Unidos 2008 y el 2012, los recursos de la Iniciativa Mérida ascendieron a 1,924 millones de dólares.

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, entre los años fiscales del 2013 al 2018, los recursos del plan bilateral sumaron 952.8 millones de dólares.

En tanto que ya en el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, de los años fiscales 2019 a 2021, el gobierno estadounidense ha destinado a la Iniciativa Mérida 432 millones de dólares.

Sobre la Iniciativa Mérida, un informe del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos publicado el pasado 20 de septiembre, indica que la asistencia y los servicios de inteligencia estadounidense, entre el 2008 y el 2010, apoyaron la estrategia de capturar a los líderes del narco.

Dicha acción, reconoce, “también alimentó la violencia, ya que las organizaciones de narcotráfico fracturadas lucharon por reagruparse y reorganizarse”.

Prioridades como con Obama

El mismo informe indica que el gobierno de Joe Biden estaría dispuesto a impulsar en la relación con México y los temas de seguridad, los pilares seguidos en la Iniciativa Mérida durante el periodo del Barack Obama (2009-2017).

En dicho lapso, las prioridades fueron “combatir las organizaciones delictivas transnacionales mediante el intercambio de inteligencia y las operaciones de aplicación de la ley.

“Institucionalizar el Estado de derecho al tiempo que se protegen los derechos humanos mediante la reforma del sector de la justicia, el equipo y la capacitación forenses y la reforma policial y penitenciaria; crear una frontera México-Estados Unidos del siglo XXI mientras se mejora la aplicación de la ley de inmigración en México.

"Y construir comunidades fuertes y resilientes poniendo a prueba enfoques para abordar las causas fundamentales de la violencia, reducir la demanda de drogas y construir una “cultura de legalidad” a través de programas educativos”, refiere el reporte del Congreso estadounidense.

El documento, a su vez, menciona que la administración de Biden estaría dispuesta a reforzar las medidas para reducir el contrabando de armas de Estados Unidos a México.

También enfatiza que el gobierno de Biden heredó de la de Donald Trump una “tensa” relación con nuestro país en materia de seguridad.

Reducen cooperacióntras caso Cienfuegos

Sobre el gobierno del presidente López Obrador, el informe precisa que si bien el mandatario mexicano estuvo en contra de la estrategia implementada por las administración anteriores de Calderón y Peña Nieto, de capturar a capos importantes y luego extraditarlos hacia la Unión America, “los arrestos y extradiciones de alto nivel aumentaron en 2020 hasta el arresto de Cienfuegos”.

Y es que de acuerdo con otro reporte del Congreso estadounidense, entre el 2019 (58) y el 2020 (60) México extraditó a 118 presuntos criminales relacionados con el narcotráfico a Estados Unidos.

“En octubre de 2020, Estados Unidos arrestó al exsecretario de Defensa Salvador Cienfuegos por cargos de drogas; la medida enfureció al gobierno mexicano y limitó aún más la cooperación en materia de seguridad”.

“Después de que Estados Unidos abandonó el caso y permitió que Cienfuegos regresara a México, el presidente López Obrador lo exoneró y desestimó las pruebas estadounidenses como mentiras”, precisa el informe del pasado 20 de septiembre.

politica@eleconomista.mx