Ciudad de México. “La Iniciativa Mérida está muerta, no funciona. ¿De Acuerdo?”, comenta el secretario de Relaciones Exteriores mexicano Marcelo Ebrard al periódico The Washington Post en una entrevista publicada el día de ayer 29 de julio.

A diferencia del Plan Colombia, una estrategia que fue asimilada por la sociedad colombiana con cierta naturalidad, la Iniciativa Mérida ha presentado resistencias por la sociedad mexicana por la vecindad que tiene el país con Estados Unidos. Es decir, culturalmente se le ha visto con perfil injerencista pese a que el apoyo de Estados Unidos ha ido ampliándose conforme pasan los años.

“No hemos reducido ni el tráfico ni el abuso de drogas”, dijo el secretario Ebrard. "Así que tenemos que hacer otra cosa".

El diario de la capital estadounidense publica que los homicidios en México se han cuadriplicado desde que se anunció la Iniciativa Mérida en 2007 durante el sexenio del presidente Felipe Calderón y el gobierno de George W. Bush.

Mientras tanto, las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos se dispararon a un récord de 93,331 el año pasado, impulsadas por el aumento del uso de fentanilo, gran parte proveniente de la frontera sur.

Existen discrepancias en las prioridades de los presidentes AMLO y Biden. The Washington Post entrevistó a Shannon O'Neil, analista de América Latina del Council on Foreign Relations, quien sobre el tema apuntó:

“La agenda de Estados Unidos tiene que ver más con la seguridad, la profesionalización de la policía hasta los tribunales. Eso no es realmente en lo que se centra la administración de AMLO".

Ebrard comentó que las prioridades de México incluían un mayor enfoque en la reducción de los homicidios, en lugar de capturar a los capos de los cárteles.

Desde que se lanzó la Iniciativa Mérida las fuerzas de seguridad descabezaron algunos de los cárteles de la droga, pero fueron remplazados por otros y el espectro de negocios ilícitos fue creciendo paulatinamente: robo de petróleo, la extorsión, el tráfico de migrantes y la venta de metanfetaminas.

Migración irregular

En una llamada telefónica, Antony Blinken, secretario de Estado, y el canciller Marcelo Ebrard hablaron sobre los esfuerzos para abordar la migración irregular.

De acuerdo con un comunicado del Departamento de Estado, Blinken agradeció a Ebrard los esfuerzos de México para contribuir en la gestión coordinada de la migración.

“El secretario Blinken y el canciller Ebrard discutieron los esfuerzos coordinados entre Estados Unidos y México para abordar las causas estructurales de la migración irregular y promover una migración justa, ordenada y humana en la región”, detalló el comunicado.

Los países comparten su interés en soluciones sostenibles para reducir la migración irregular, desde y a través de la región para promover la seguridad económica y la prosperidad de la región.

También hablaron sobre los esfuerzos para promover la democracia y los derechos humanos. 

“Una llamada buena y productiva con el canciller”, tuiteó Blinken.

Por su parte, Ebrard informará que pasos se propondrán para avanzar en la materia.

geopolitica@eleconomista.mx