El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, defendió a su enlace con los empresarios, Alfonso Romo Garza, a quien calificó como un empresario ejemplar.

En  un mitin en Guadalupe, Nuevo León, estado natal de Romo, López Obrador salió al paso de las críticas del también candidato presidencial, Ricardo Anaya, quien ha acusado a su adversario de contradictorio, porque en su momento acusó a Romo de ser beneficiado del Fobaproa, y ahora es su asesor y hasta lo propone como eventual jefe de gabinete.  

“Él es, para decirlo de manera directa, es mi hermano. Es un empresario con dimensión social. Es una gente honrada, una gente honesta. Que ahora está siendo cuestionado, muy criticado, hay una campaña en su contra, pero nosotros siempre vamos a apoyar a Alfonso Romo, porque es una gente limpia, que tiene vocación democrática, mientras otros están pensando en mantener privilegios, en robar, en sacrificar al pueblo de México, Alfonso Romo está pensando en que haya progreso, que haya paz, que haya tranquilidad, y que haya armonía, y que haya amor en nuevo León y en México. Es un empresario ejemplar, Alfonso Romo”, dijo López Obrador.

En su mitin, López Obrador reiteró que en caso de ganar los comicios del 1 de julio, pedirá a los funcionarios de su gabinete que no viajen en aviones particulares, y que vendería toda la flotilla de aviones, helicópteros y jets con los que actualmente cuenta  el gobierno federal.

Pidió al presidente Enrique Peña Nieto detener la compra de una flotilla de ocho helicópteros artillados para la Marina; “están comprando esos helicópteros a Estados Unidos, cuestan 25,000 millones de pesos; nosotros no queremos la guerra, el armamentismo, nosotros queremos la paz; esos 25,000 millones se tienen que aplicar para que haya salud, educación para nuestro pueblo”.

Voto parejo para no dar moches

En Guadalupe, Nuevo León, el candidato de Morena, PT y PES pidió a sus simpatizantes voto parejo por todos los candidatos de su coalición para Senadores y Diputados federales, pues afirmo que en caso de que haya un voto dividido, los legisladores de otros partidos pedirían “moche” para aprobar las leyes.

“No hagan caso a los que están hablando del voto diferenciado. ¡No! Voto parejo. Ustedes son libres, desde luego, y voten por quien les dicte su conciencia, pero yo tengo la obligación de decirles que necesitamos que el voto sea parejo, porque no es un voto por un candidato por una candidata, no es por mí, es un voto para transformar a México.

“Si ganamos la Presidencia , pero no ganamos la mayoría en el Congreso, ahí se van a atrincherar y no sólo a obstaculizar el cambio verdadero, sino también a querer que se les de dinero para que voten una reforma de ley, o voten y aprueben el Presupuesto, porque así están malacostumbrados, llegaron al extremo en este sexenio de tener un fondo para moches, 30,000 millones de pesos, y se le daba dinero a cada uno de los diputados, a los 500 diputados, con honrosas excepciones, para que votaran las iniciativas de ley que favorecían a la mafia del poder. Nosotros no vamos a entregar moches, eso se acaba”, dijo.  

jmonroy@eleconomista.com.mx