El Representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONUDH), Jan Jarab, señaló a Veracruz como la entidad federativa que mayor peligro representa para quienes ejercen el periodismo.

Al condenar el asesinato del periodista Ricardo Monlui Cabrera el pasado 19 de marzo en Yanga, Veracruz, Jan Jarab recordó que del año 2000 a la fecha, 20 de 123 asesinatos contra periodistas han sucedido en dicho estado.

La mayoría de estos asesinatos han quedados impunes. Para empezar a poner fin a esta impunidad es indispensable la conducción de investigaciones efectivas, exhaustivas y apegadas al debido proceso, cuyos resultados sean comunicados a la sociedad por el interés público que existe en el esclarecimiento y sanción de estos delitos , sentenció.

El brazo de la ONU para los derechos humanos recordó que en noviembre del 2015 el Mecanismo Federal de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas decretó una alerta por el riesgo que enfrentan las y los periodistas en Veracruz y suscribió un convenio de políticas públicas con dicha entidad.

Al respecto, Jan Jarab puntualizó que si bien dicho mecanismo tiene por objetivo prevenir las agresiones contra la vida de quienes ejercen el periodismo en Veracruz, ello no ha sucedido.

En tanto, la directora regional de Artículo 19, Ana Cristina Ruelas, sostuvo que la impunidad en las agresiones a periodistas llega a 99.75% de los casos, arriba, incluso del promedio general de impunidad en delitos a nivel nacional, que asciende a 98 por ciento.

Entrevistada por El Economista, Ruelas también aseveró que Veracruz es el estado más letal para la prensa... Para Artículo 19, las muertes, los asesinatos a los periodistas no son daños colaterales, son una cuestión intencionada que buscan limitar los flujos efectivos de información...

Hoy por hoy, el nivel de impunidad que penetra a las agresiones contra la prensa es un aliciente para que sigan ocurriendo .

La impunidad es el principal problema, la ausencia de investigaciones a profundidad le acompaña, dijo. Los únicos casos en los que se ha llegado a sancionar, ha sido a los autores materiales del delito, es decir, aquellos que tiraron del gatillo, pero no a aquéllos que ordenaron la ejecución; mientras esto siga pasando, mientras no haya sanciones, no va a cambiar , lamentó Ruelas.