La Procuraduría General de la República (PGR), Policía Federal y Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) movilizaron a sus equipos cibernéticos para encontrar el sitio desde donde se realizó un ciberataque a entidades bancarias.

Fuentes federales consultadas por El Economista comentaron de la existencia de una carpeta de investigación sobre ese delito, denuncia que es pública y que afectó a los usuarios.

De acuerdo con los comentarios expuestos por la Unidad Especializada en Análisis de Lavado de Dinero de la PGR, se están siguiendo desde la semana pasada las “huellas electrónicas’’ de quienes hicieron los movimientos que han afectado los servicios bancarios.

Los peritos forenses siguen la ruta electrónica para dar con los responsables y la carpeta de investigación sobre esos hechos está siendo elaborada por los equipos de ciberpolicías de la PGR, Cisen, Policía Federal y las entidades federativas que cuentan con el equipo de fiscalización financiera.