En materia de seguridad, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no está militarizando al país; admitió que su gobierno apenas ha podido reducir en 0.07% el homicidio “porque nos lo dejaron muy arriba”, y afirmó que no ha caído en la tentación de combatir con violencia a los grupos criminales.

En su mensaje en el Zócalo de la Ciudad de México, con motivo del tercer aniversario de su toma de protesta, López Obrador afirmó que “no hemos caído en la tentación” de combatir la violencia con la violencia", sino que ha acreditado su concepción humanista de enfrentar el mal con bien.

Planteó que su administración ha reducido el huachicol (robo de hidrocarburos) en 95%; y apenas en 0.07% los homicidios “porque nos lo dejaron muy arriba y tuvimos primero que contener el avance y ya (lo) vamos poco a poco disminuyendo”. Cabe destacar que en octubre pasado, el país rebasó los 100,000 homicidios cometidos en nuestro país desde el 1 de diciembre de diciembre del 2018.

El primer mandatario afirmó que su gestión ha podido reducir otros delitos como el robo de vehículos que se redujo en 29% y el secuestro en 20 por ciento.

López Obrador defendió su estrategia de "abrazos no balazos", pues dijo que “podrá llevarnos tiempo, pero la fórmula más segura es atender las causas que originan la violencia: la pobreza, la desintegración familiar, la corrupción, la desigualdad, la pérdida de valores culturales, morales, espirituales”.

Consideró que “la real confrontación” de su gobierno con los delincuentes es por evitar que se recluten a los jóvenes mediante los programas del bienestar, y “lo estamos logrando. Garantizándole el derecho a la educación y el empleo”, dijo.

El mandatario federal destacó que las acusaciones acerca de que su gobierno está militarizando al país “carecen de lógica y buena fe”, pues estimó que no se ha ordenado a las Fuerzas Armadas ir a ninguna guerra; tampoco que vigilen a la sociedad, que violen las leyes, que coarten las leyes ni que cometan acciones represivas. Afirmó que no ha habido violación a derechos humanos, ni masacres, torturas, desapariciones forzadas ni ejecuciones extrajudiciales, y “ya no aplica el mátalos en caliente”. 

Cabe resaltar que especialistas en derecho y seguridad han cuestionado que el actual gobierno federal no haya retirado a las Fuerzas Armadas de las tareas de seguridad pública, y en cambio haya emitido un decreto para mantener a soldados y marinos en dichas tareas hasta el 2024. También que la Federación haya otorgado al Ejército múltiples tareas que no corresponden con su misión esencial de proteger la soberanía nacional.   

En ese marco, el presidente López Obrador refirió que hay una nueva etapa en la participación de soldados y marinos

“Las Fuerzas Armadas nacieron con la Revolución Mexicana, no es un Ejército de élite, no pertenece a la oligarquía. Las Fuerzas Armadas surgen del pueblo”, planteó el titular del Ejecutivo federal, al emitir un reconocimiento a la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina por su entrega y respaldo.

López Obrador estuvo acompañado por integrantes de su gabinete legal, así como gobernadores y legisladores de su partido, Morena, frente a una multitud de simpatizantes congregados en el Zócalo capitalino.

jorge.monroy@eleconomsita.mx

kg