El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se trabaja para cumplir con el convenio con Estados Unidos en materia de agua, pese a que no se ha logrado mediar con el gobierno de Chihuahua. Dicho acuerdo debe cumplirse el 24 de octubre próximo.

El mandatario consideró que el rechazo por parte de las autoridades en la entidad es con propósitos electorales.  “No es el pueblo de Chihuahua, son los intereses, es la cúpula los que están utilizando este asunto delicadísimo, con propósitos electorales, eso es todo; pero sí se causa un daño, porque todos los otros estados ya cumplieron, y no hemos podido terminar de entregar toda el agua del convenio, porque falta lo de Chihuahua”, dijo el Ejecutivo en conferencia.

Añadió que el tratado sobre el agua favorece más a México, ya que se “nos entrega más agua a nosotros, que la que nosotros les mandamos a ellos, tres veces más agua recibimos que la que entregamos, y eso lo saben los políticos que se oponen porque en otros tiempos han entregado el agua”, detalló.

Asimismo, el mandatario refirió que hay comprensión de los gobernantes de Estados Unidos en relación con el tratado negociado por México entre 1929 y 1944.

En tanto, la cancillería informó que hubo una reunión en la capital mexicana entre T. Ulrich Brechbuhl, consejero del Departamento de Estado de EU; el canciller Marcelo Ebrard; el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau; y el director general para América del Norte, Roberto Velasco.

La dependencia refirió que en la reunión el secretario Ebrard dejó en claro que México cumplirá con sus obligaciones jurídicas.

Mientras que Roberto Velasco enfatizó que se colabora con el gobierno de EU para llegar a un acuerdo amistoso sobre el presente ciclo del tratado de aguas.

Colaboración con Chihuahua

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, aseguró que la cuenca del Río Conchos es la que más ha aportado al pago del Tratado de Aguas de 1944 y negó que la entidad que gobierna no contribuya con el gobierno federal para cumplir con el convenio.

En conferencia en la Cámara de Diputados, el gobernador insistió que derivado del desencuentro por el tema del agua, el gobierno federal decidió abandonar la coordinación de seguridad en el estado, en una actitud “autoritaria”.

Por su parte, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez dijo que no hay una ruptura con el gobernador ya que “ha estado en videoconferencias, en la última no estuvo, pero en todas durante más de seis meses ha estado él conectado”, apuntó la secretaria. (Con información de J.Monroy)

politica@eleconomista.mx