Mientras la Federación continúa con la evaluación de control de confianza al personal de seguridad pública, los estados y municipios avanzan lento en ese proceso, salvo entidades como Querétaro, Puebla, Baja California Sur, Coahuila, Colima, Chihuahua, Durango, Guanajuato y Estado de México, que llevan un avance superior al 80 por ciento.

De acuerdo con el Estatus de los Centros de Evaluación y Control de Confianza, con corte al 31 de mayo, elaborado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de una plantilla de 118,707 empleados del sector seguridad (Fiscalía General de la República, Instituto Nacional de Migración, Guardia Nacional y Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social), están evaluados 118,434 personas.

Cabe destacar que la evaluación de control de confianza consta de cinco exámenes: el polígrafo, a través de reacciones psicofisiológicas se detecta si el evaluado se conduce con veracidad en la información que proporciona y su conducta se rige por los principios constitucionales y legales del servicio público.

El de entorno social y situación patrimonial, donde se verifica la congruencia en la información proporcionada y la documentación presentada. El psicológico, que busca conocer e identificar las características de personalidad, inteligencia y habilidades generales del personal evaluado. El médico, que se aplica para conocer el estado general de salud, detectar alguna enfermedad o padecimiento, y finalmente el toxicológico, que determina si el servidor público ha ingerido o ingiere sustancias psicotrópicas, estupefacientes u otras que produzcan efectos similares.

La certificación tiene una vigencia de tres años y se expide al concluir los procesos de evaluación y control de confianza, del desempeño y de competencias profesionales; tiene por objeto acreditar que la persona evaluada es aprobada para ingresar o permanecer en la institución de seguridad y que cuenta con los conocimientos, perfil, habilidades y aptitudes necesarias para el desempeño de su cargo.

De acuerdo con el Estatus de los Centros de Evaluación y Control de Confianza, Querétaro presenta un 92% de avance en la certificación a sus cuerpos de seguridad, siendo la entidad con el estándar más alto de todo el país.

Las entidades tienen un porcentaje igual o superior a 80% son:

  • Baja California Sur y Puebla con 89%
  • Durango y Coahuila con 88%
  • Colima con 87%
  • Estado de México con 86%
  • Campeche con 85%
  • Oaxaca y Aguascalientes con 84%
  • Morelos con 83%
  • Tamaulipas con 80%

Cabe destacar que la Ciudad de México alcanzó un 63% de avance en los exámenes de control de confianza a su cuerpo de seguridad.

El porcentaje de avance por entidad es la certificación a elementos de seguridad pública estatal; prevención y reinserción social; procuración de justicia y seguridad pública municipal.

El artículo 40 de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, son obligaciones de los integrantes de las instituciones de seguridad pública someterse a evaluaciones periódicas para acreditar el cumplimiento de sus requisitos de permanencia, así como obtener y mantener vigente la certificación respectiva.

El artículo 139 contempla que comete un delito quien inscriba o registre en la base de datos del personal de las instituciones de seguridad pública, a persona que no cuente con la certificación o a sabiendas de que la certificación es ilícita. En este caso, la sanción va de dos a ocho años de prisión y de 500,000 días de multa.

Cada elemento de seguridad debe contar con el Certificado Único Policial, que es el documento que acredita a los policías aptos para ingresar o permanecer en las instituciones de seguridad pública y que cuentan con los conocimientos.

kg