El mundo está al borde de una transformación tecnológica y México tiene que ajustar su modelo económico a esta nueva realidad. Las reformas estructurales aprobadas en la primera mitad de la administración del presidente Enrique Peña Nieto son clave para que el país pueda ir transitando por una economía más competitiva y productiva.México debe acelerar el paso para seguir avanzando por el camino correcto, detonar el potencial del país y generar mayores oportunidades para todos los mexicanos.

La Cuarta Revolución Industrial, que se refiere a la digitalización generalizada de los sistemas, la automatización y la fusión de tecnologías, tiene enormes implicaciones y sus retos ya son evidentes. Los recientes resultados electorales en países desarrollados reflejan el carácter disruptivo de esta Cuarta revolución y la importancia de atender sus retos. Si bien el comercio internacional no es el factor central de esta disrupción, sí es un foco fácil para el discurso electoral que busca aprovechar la incertidumbre que provoca esta nueva era tecnológica.

En este marco, el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales, el CEEG, presentó al presidente Enrique Peña Nieto, la Visión México 2030 ante la Cuarta Revolución Industrial, que es el resultado del trabajo conjunto de nuestras empresas, y es un llamado a la acción sobre el rumbo que debe tomar el país para acelerar la productividad, el crecimiento y la inclusión social. Proponemos cuatro metas que buscan lograr un México más global, más eficiente y más incluyente para el año 2030. En primer lugar, las empresas del CEEG creemos firmemente que México lo tiene todo para colocarse entre los primeros cinco exportadores de la economía global para el 2030. La segunda meta que proponemos es duplicar la productividad laboral en los próximos 15 años. Consideramos también que es posible duplicar el PIB per cápita nacional y mejorar su distribución. La Cuarta meta se refiere a multiplicar las oportunidades de desarrollo social al crear 1 millón de empleos formales al año a partir del 2030.

Estas cuatro metas son ambiciosas pero también posibles. En el CEEG creemos que la mesa se encuentra puesta para que las alcancemos. Para ello, presentamos propuestas de políticas públicas prioritarias para los próximos años, considerando los retos pendientes y el contexto de la Cuarta Revolución Industrial.

La gobernanza eficaz, la estabilidad macroeconómica y el Estado de Derecho, son condiciones indispensables para que haya más inversiones en México y que pueda aumentar la productividad. La principal aportación de las empresas globales para impulsar el Estado de Derecho es contribuir en la cultura de la legalidad y promover la adopción de mejores prácticas internacionales, con herramientas de compliance a las que estamos sujetas, para que las empresas mexicanas puedan convertirse en proveedores en las cadenas globales de valor. De igual forma, para acelerar el crecimiento económico con inclusión y detonar el potencial del país, se debe impulsar las cadenas globales de valor, ampliar las redes de logística e infraestructura y acceso a energía competitiva, así como mejorar la educación y capacitación.

Es necesario fomentar decididamente la innovación y propiciar el desarrollo sostenible. Las empresas globales participamos en importantes sectores de la economía, y a través de las inversiones que realizamos en infraestructura, centros de innovación, desarrollo de tecnología y capacitación de capital humano, generamos un efecto muy positivo en fomentar la innovación.

Finalmente, con miras a conciliar la preservación y cuidado del medio ambiente con la productividad y competitividad de las economías, se deben impulsar acciones y crear incentivos para impulsar el cumplimiento de los compromisos en materia de sustentabilidad. Se debe promover la economía circular que sugiere pasar de un sistema de producción lineal de producir, consumir, destruir por uno circular de producir, consumir, reciclar .

La Visión México 2030 sostiene el compromiso de las empresas globales con la inversión a largo plazo en México,y reitera nuestra voluntad de ser un socio estratégico del gobierno para trabajar conjuntamente para el desarrollo económico y social del país.

* Presidente del CEEG.