¡Gracias Lupe, Belinda, Ana María, Lupe y Virginia¡

Sólo, sin que nadie lo empujara u obligara, el favorito del priismo, bueno si Manlio Favio Beltrones y séquito no dicen lo contrario, Enrique Peña Nieto, gobernador del estado de México compró el tema del narcotráfico. Sostuvo que Distrito Federal y territorio mexiquense podrían ser una guarida’’ de líderes del narcotráfico nacional.

El diagnóstico para empezar llegó tarde. Todo mundo lo sabe. Balaceras, enfrentamientos y narcoejecuciones en el polo de mayor número de votos que existe en el país ya estaba así señalado por autoridades de todos los niveles. Y no se diga de la capital del país. Los hechos superan el pretérito imperfecto de podría, cabría, habría, etc.

Quien es considerado El Astroboy’’ del PRI, se reunió con su electorado preferido. Las mujeres-madres mexiquenses y por primera vez tocó el tema de esa posibilidad. Tan así, así.

Las zonas metropolitanas, así como ofrecen algunas ventajas para bien –no explicó cuáles- como el ser un gran mercado consumidor –tampoco dijo de que-, esto también es negativo, porque lamentablemente aquí es un gran mercado que seguramente los grupos se están disputando’’.

El tema era el narcotráfico, que tal vez le vino a la memoria por los recientes operativos militares en la Zona Esmeralda mexiquense de los suburbios más caros y gente bonita del estado de México, en la el hábitat de Atizapán.

Donde hubo movilización de grupos de elite de infantería de marina y ejército.

Primero un enfrentamiento donde murieron dos. Y tras obtener informes privilegiados fueron por más, aunque fallidos, en El Condado de Sayavedra, Club de Golf y Campestre, en la que 40 millones de pobres ni siquiera tendrían posibilidad de tener tierra. Aunque sea en las uñas de manos o pies. Ya no como patrimonio.

Si se molestara el favorito, sabría que desde antes que los del Partido Revolucionario Institucional (PRI) fueran echados de Los Pinos, familias, gatilleros, sicarios, abogados y demás se asentaron en zona mexiquense, para no gastar tanto y estar junto a sus seres queridos habitantes de lo que fuera Almoloya de Juárez’’.

Bien por él. Al menos no sucumbió a evitar el tema.

COMMODATO PREELECTORAL

Los que ya buscaron la forma de por lo menos obtener unos 700 millones de pesos extras son los que gobiernan la Ciudad de México. Se anunció la nueva tarjeta de circulación con Chip’’, la que tendrá un costo de 220 pesos a partir de los próximos 10 días y hasta el 30 de junio de 2011.

Los futuristas afines que apoyan a quien anunció llegar a las disputas previas del 2012 electoral y que no quieren perder nada’’ que nunca tuvieron y definirá al nuevo Presidente, de ser un candidato único’’ de la izquierda, lanzaron el costo.

¿Y quiénes van a pagar? Pues nada menos que 3 millones 154,000 automovilistas y 100,000 motociclistas –se olvidó de ciclistas claro, porque son ecologistas ¿Hay que decir gracias?- que tendrán que pagar esa cantidad. Sólo porque hay un chip’’, de no hacerlo, pues nada más ni circular.

Pero además, todos a la de producto de gallina’’ habrán de comprobar ante la Tesorería marceliana, que no tengan adeudos de tenencias, multas o verificaciones pendientes.

Acaso Marcelo Ebrard Casaubon, corrido del Distrito Federal por inepto tras un linchamiento atroz, que regresó gracias a los desmemoriados para ser Jefe de Gobierno por el PRD y persiste en populistas programas benéficos a unos defeños y otros que se jodan’’ y aprieten el cinturón.

Pese a todos esto, no hay diferencias entre Marcelo, que quiere ser y quien es, Felipe Calderón, que presume programas cuando deberían ser proyectos de desarrollo humano y no favores’’ o seguir tomando como un cumplido’’ el dolor de las madres que perdieron cónyuges, hijas e hijos por su guerra declarada, solo por ser, daños colaterales.

Así soplan el calor’’ y viene el verano preelectoral. Esperemos las postelectorales.