Durante el mes pasado, las compañías que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores publicaron sus resultados correspondientes al primer trimestre del 2018. En general, los resultados mostraron crecimientos positivos, tanto orgánicos como por consolidación de adquisiciones

No obstante, el impacto de la apreciación del tipo de cambio promedio, de 20.39 pesos por dólar que registró en el primer trimestre del 2017 a 18.76 pesos por dólar en el mismo periodo de este año, se reflejó negativamente en los ingresos de las compañías con alta preponderancia de ventas dolarizadas.

En la muestra de emisoras que tenemos bajo cobertura en el sector industrial, destacó también el dinamismo en términos de rentabilidad y desempeño operativo, al igual que la generación de utilidades netas.

Dentro del sector, en términos de ingresos, pudimos observar que la mayor parte de las compañías fueron capaces de contrarrestar el impacto de la apreciación del tipo de cambio, a través de crecimientos derivados de mejores condiciones de precios internacionales en sus mercancías y también un mayor dinamismo de la demanda de algunos productos como inorgánicos, derivado de algunas adquisiciones llevadas a cabo el año pasado.

En términos de ingresos, el crecimiento promedio en el segmento industrial fue de 5.5% a/a, impulsado por los positivos reportes de Alfa, tras mayores ingresos en todas sus subsidiarias, donde destaco Alpek, que presentó mejores precios y mayor volumen de venta, así como una normalización de producción de M&G México.

Por otro lado, Cydsa consolidó la nueva unidad de negocio de almacenamiento subterráneo de hidrocarburos, al tiempo que aumentó sus ventas en el mercado nacional. Mexichem tuvo un notable aumento derivado de mejores precios internacionales de vinil y flúor y la consolidación de dos meses de su reciente adquisición de Netafim.

Estos reportes compensaron las ligeras disminuciones de ventas que mostraron compañías como Rassini y Pochteca, afectadas principalmente por la apreciación del tipo de cambio. Ambas emisoras cuentan con más de 70% de sus ingresos dolarizados.

Adicionalmente, las compañías industriales mostraron un sólido desempeño operativo, resultado de mayores eficiencias y menores costos, dando como resultado un crecimiento promedio sectorial en EBITDA de 6.8% a/a.

En este sentido, Cydsa y Mexichem mostraron destacables crecimientos, tomando ventaja de las integraciones de sus nuevas unidades de negocio y continuando, en ambas, con las estrategias en términos de rentabilidad. Lo anterior, en adición al buen resultado de Alfa y Alpek, mitigó los reportes de empresas como Gissa y Nemak.

Las utilidades netas del sector aumentaron en promedio 13.1% a/a. Este rubro se vio beneficiado, principalmente, de la apreciación secuencial del tipo de cambio (diciembre–marzo), al derivar en un mejor resultado cambiario neto y, en algunos casos, menores gastos por intereses. Las compañías que registraron mayor avance en términos de utilidades netas fueron: Cydsa, ICH, Simec y Mexichem.

A consecuencia de estos resultados, las valuaciones de algunas emisoras acumularon ganancias importantes, tal es el caso de Alfa, Alpek, Simec, Mexichem; por el contrario, los precios de algunas acciones con débiles reportes se vieron presionados, como se dio en Nemak, Rassini y Vitro.

Hacia adelante, nuestra perspectiva es positiva para la mayor parte de las emisoras que comprenden el sector, al tiempo que prevemos que la tendencia y dinamismo en los mercados internacionales continúe, así como las consolidaciones de algunas adquisiciones. Creemos que el sector industrial ha mostrado, y continuará mostrando, fortaleza ante el desafiante entorno macroeconómico y mantendrá la resiliencia de los últimos meses.

Adicionalmente, si bien en diversos casos los reportes fueron catalizadores para el precio de algunas emisoras, las valuaciones de este sector se han visto afectadas, dada la incertidumbre con relación a las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por lo que prevemos que la atención de los inversionistas se enfocará, por ahora, a las resoluciones o acuerdos que se consigan en estas semanas.

Cabe señalar que nuestra expectativa, en este sentido, es una negociación positiva, que difícilmente afectaría los fundamentales de las principales emisoras del segmento; sin embargo, podríamos tener volatilidad de aquí a la fecha de publicación.

*Montserrat Araujo Nagore es analista en Interacciones Casa de Bolsa.