La citricultura es una de las actividades frutícolas de mayor importancia en el ámbito mundial. La mayor parte de la producción de los cítricos está concentrada en 10 naciones con 77% de la producción, destacando China y Brasil, con 42%, México ocupa el 4o lugar; la mayoría de estos países tienen importantes mercados locales que consumen gran parte de la producción

Actualmente, la citricultura enfrenta retos importantes por la aparición de enfermedades y fenómenos meteorológicos que afectan su productividad, pero que al mismo tiempo son detonadores de oportunidades en términos económicos y sociales.

La comercialización de los cítricos está orientada al producto en fresco y el jugo concretado; la mayor parte de la comercialización de la fruta en fresco se realiza en el hemisferio norte, especialmente en Europa, México ocupa el trigésimo lugar; mientras que en las importaciones destacan países como Rusia, la Unión Europea y China, México se ubica en el cuadragésimo séptimo lugar.

Respecto del jugo concentrado, Brasil y EU industrializan 79% y México participa con 9% de la producción; el principal consumidor de jugo es EU y Europa; los países exportadores de jugo concentrado son Brasil con 74%, México con 11% y EU con 7 por ciento.

Veracruz es el principal estado productor de nuestro país, seguido de Tamaulipas, Michoacán, San Luis Potosí y Nuevo León, concentrando éstos 75% de la producción. Los rendimientos promedio a nivel nacional son más bajos en comparación con los promedios mundiales. La mayor parte de la producción es consumida en el mercado interno, el resto se exporta a América del Norte y algunos países de Sudamérica, principalmente en jugo y gajos envasados.

Las principales enfermedades que afectan la citricultura son el huanglongbing (HLB), también conocido como dragón amarillo, y el virus de la tristeza de los cítricos (VTC); a partir del 2014, la producción global de la naranja muestra una tendencia a la baja, debido a menores rendimientos registrados en Brasil, China y EU provocados por el HLB.

En México, el HLB afecta a varios estados; sin embargo, Nuevo León es uno de los estados con el estatus de libre de enfermedad, aunque por la presencia del vector, se han implementado campañas de control químico. En cuanto al VTC, las variantes del virus en México han sido consideradas débiles, ya que no han ocasionado los daños que se han observado en otros países.

La información presentada nos deja ver que existen problemas mundiales para mantener los niveles de producción, mientras que el consumo de la fruta procesada va en aumento; esto abre la oportunidad para la exportación de productos de valor agregado mexicanos sin dejar de fomentar el consumo interno. en este sentido, la región citrícola de Nuevo León tiene grandes oportunidades de mejora y crecimiento que abordaré en la segunda parte de este artículo en términos de productividad, sanidad, organización y comercialización.

*José de Jesús Ruiz Barreda es director regional del Norte de FIRA.

[email protected]