En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, nos preguntamos si la empresa todavía no se toma en serio su responsabilidad en la lucha contra la pobreza.

Robert Shiller, premio Nobel de Economía (2003), hace un tiempo advirtió que la desigualdad de ingresos es la mayor fuente de riesgo financiero para el siglo XXI. En México tenemos una desigualdad extrema, con algunos municipios con ingresos promedios que alcanzan los niveles del primer mundo y otros municipios que asemejan a la pobreza en África. Por lo general, relegamos la responsabilidad de la erradicación de la pobreza al gobierno y olvidamos cualquier papel que las empresas puedan tener en el tema. En términos generales, las empresas tienen la tarea de hacer crecer la economía sin tener en cuenta la distribución del crecimiento de los ingresos.

Sin embargo, las empresas cada vez más son objeto de críticas por las remuneraciones "obscenas" de los altos directivos y por no contribuir con el pago de una parte justa de los impuestos. En este contexto, ¿qué pueden hacer las empresas para ayudar a erradicar la pobreza? A continuación, desgranaré algunas de las formas en que las empresas pueden colaborar para erradicar la pobreza.

Cómo las empresas ven a los pobres

En los últimos quince años, algunas empresas mostraron un gran interés por los más pobres de los pobres: la llamada base de la pirámide económica ha crecido exponencialmente. El concepto fue iniciado por C.K. Prahalad en su libro “La fortuna en la base de la pirámide”, el cual revirtió la idea de que las grandes corporaciones no podían ganar dinero con los más pobres de entre los pobres. En cambio, Prahalad argumentó efectivamente que las personas que viven en la pobreza realmente tienen recursos y que las compañías pueden desarrollar mercados en este grupo de ingresos desarrollando bienes y servicios apropiados para este segmento de ingresos.

El concepto de base de la pirámide pronto generó críticas significativas, ya que originalmente se centró en los pobres como consumidores. El siguiente paso de este movimiento fue ver a los pobres como productores. Ya sea café de comercio justo o empresas comunitarias, la inspiración para este enfoque en los productores pobres fue permitir que las personas de escasos recursos generen mayores ingresos para satisfacer sus necesidades de vida diaria.

A medida que crecían las necesidades de capital de estos productores, nuevamente las empresas tuvieron un papel que desempeñar. Aunque el concepto de microfinanzas fue desarrollado por Muhammad Yunus con su primer microcrédito en 1976, esta opción de financiamiento ha jugado un papel importante en la idea de los pobres como productores, al permitirles comprar activos para iniciar la producción, ya sea de ropa o artesanías.

El enfoque del pobre como productor también ha sido criticado por personas como Aneel Karnani, quien ha escrito sobre la "desgracia" en la parte inferior de la pirámide. Explica que los pobres no son emprendedores innatos y que el crédito “mal asignado” a los pobres podría dirigirse mejor a los empresarios que pueden usar ese capital de manera más eficiente para emplear a los pobres.

Si quieren hacer algo, pueden empezar por aquí…

Sin duda, este es un tema controvertido para las empresas. La cuestión de cómo ayudar a los pobres no está clara y muchas veces presenta una gran complejidad. Aunque en algunos casos las empresas han ingresado exitosamente en la base de los mercados piramidales (viendo a los pobres como consumidores o productores), estos casos son los menos.

Aunque la pobreza sigue siendo un problema imperativo que afecta a las empresas, muchas parecen abrumadas y no saben cómo pueden responder a la gran necesidad que las rodea. La pregunta sigue sin respuesta: ¿qué deben hacer las empresas?

Se puede encontrar una respuesta parcial en el trabajo de otro economista ganador del Premio Nobel, Douglass North, quien sostiene que el principal problema que impide el desarrollo económico en las economías emergentes es la falta de competencia, tanto en el ámbito político como en el económico. En el caso de México, por ejemplo, muchos mercados se caracterizan por monopolios y oligopolios. A lo largo del siglo XX, el gobierno ha actuado en gran medida para limitar la competencia, a pesar de los esfuerzos por abrir el país a la inversión. Las grandes empresas han utilizado en gran medida al gobierno para proteger sus intereses.

En este sentido, para erradicar la pobreza, el primer paso según North sería mantenerse fuera de la política. A diferencia del presidente de General Motors, Charles Wilson, quien declaró: "Lo que es bueno para General Motors es bueno para el país", North instaría a las empresas a permitir que los procesos gubernamentales funcionen para que el estado de derecho se aplique por igual a todos.

Probablemente, la siguiente mejor opción para las empresas es simplemente pagar su parte justa de los impuestos. Con demasiada frecuencia escucho a representantes de empresas quejarse de que los funcionarios gubernamentales corrompen el dinero de los impuestos para su propio beneficio, y, como resultado, las empresas se afanan en buscar excepciones y evitar pagar su parte justa. Ciertamente, la corrupción es uno de los mayores problemas que enfrenta México, pero la evasión fiscal no puede ser la respuesta. Por el contrario, los empresarios deben apoyar a funcionarios que luchen contra la corrupción y proporcionen igualdad de condiciones para todos.

Por último, es necesario recordar que la carga de la pobreza se distribuye de manera desigual entre hombres y mujeres. La investigación demuestra que a las mujeres se les paga menos que a los hombres por el mismo trabajo en todos los extremos de la escala de ingresos. Sin embargo, el impacto es especialmente grande en el extremo inferior. Es vital que las empresas paguen a hombres y mujeres por igual por el mismo trabajo. La investigación también ha encontrado que las mujeres en hogares de bajos ingresos tienen más probabilidades que los hombres de administrar sus ingresos en beneficio de toda la familia. Por lo tanto, la igualdad de remuneración por el mismo trabajo, así como la apertura de puestos para todos, independientemente del género, es clave para reducir la pobreza, especialmente entre los niños.

La erradicación de la pobreza es un desafío noble y uno con el que las Naciones Unidas están totalmente comprometidas. Al desempeñar su función de facilitar un proceso político que sirva a los intereses de todos, pagar su parte justa de los impuestos y pagar a las mujeres de manera equitativa, las empresas pueden hacer avances significativos para reducir y eliminar la pobreza en nuestros días. 

*El doctor Husted es profesor de responsabilidad social y sostenibilidad de EGADE Business School. del Tecnológico de Monterrey.