El activo más valioso en la industria petrolera hoy es la capacidad de almacenaje. Falta lugar donde poner todo el petróleo que se produce, porque la demanda se evaporó. Cada día, en el mundo se producen 20 millones de barriles más de los que el mercado está dispuesto a comprar. El acuerdo de la OPEP+ no fue suficiente. El derrumbe de los precios no es culpa de Rocío Nahle y México, pero ya quedó claro que no hay nada que celebrar.

El valor del petróleo en el mercado de futuros está en territorio negativo por primera vez en la historia. La mezcla mexicana pasó de 14 dólares el viernes a -2.36 dólares ayer. El West Texas Intermediate estaba en 18.27 el fin de semana; ayer, cerró en -37.63 dólares. ¿Por qué es negativo el precio? El valor que el mercado otorga refleja la resistencia de los compradores de comprometerse a quedarse con la mercancía. No hay lugar dónde ponerla, ni siquiera en el principal sitio de almacenaje de Estados Unidos, en Cushing, Oklahoma.

En el comportamiento de los precios del tercer lunes de abril se refleja la especulación. Los comercializadores y productores que no tienen garantizada la capacidad de almacenaje están desesperados. No es tan fácil suspender la producción en un pozo. Es menos caro pagar por acomodar la producción que cerrar el pozo. Más allá de la explicación es un mercado que vive una caída de demanda de 30% respecto al año pasado. Esto es el muro de la historia. Se explica por el coronavirus; el desplome de la actividad económica en los principales consumidores, y las secuelas del pleito entre los principales productores.

¿Qué pasará en los próximos días? Los expertos recomiendan dejar de mirar el comportamiento de los futuros del petróleo para mayo. La clave está en lo que pasará para junio. Ayer, cotizaba en torno a 20 dólares por barril, en parte porque se espera que en el sexto mes del año haya una pequeña recuperación de la actividad económica. China, Alemania y otros países de Asia y Europa están dando los primeros pasos para poner en movimiento su economía. En teoría, para junio dos de las mayores economías del mundo ya estarán trabajando más cerca de la normalidad y levantarán la demanda del petróleo. Entre Alemania y China consumieron 17 millones de barriles diarios en el 2019, ¿cuánto consumirán de junio en adelante? Es una pregunta que interesa a los petroleros; para el resto del mundo, la cuestión es: ¿tendrán éxito estos gigantes en su regreso a la normalidad?

Luis Miguel González

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.