“Divide para vencer. Entre los buenos propaga ilusiones. Agrede, hostiliza, contrapuntea a unos contra otros. Ataca y esconde la mano”.

Don Andrés Manuel (AM) dialoga con Gutierritos (G), compañero de prepa de imaginación desbordada.

—AM: me canso ganso que seré presidente. Cristo predicó tres añitos y mira lo que causó. Tu servidor más de tres lustros y con un mensaje más sencillito: todo lo pasado y presente es corrupción, te explota una pequeña banda de rufianes y la buena nueva es que yo soy tu salvador. La gente me cree y gano. ¿Y luego?

—G: solivianta a esta sociedad que duerme el sueño de los justos, ponla con los pelos de punta. Divide para vencer. Siembra, eso sí, siempre con prudencia y respeto, temor y desconfianza. Entre los buenos propaga ilusiones. Agrede, hostiliza, contrapuntea a unos contra otros. Ataca y esconde la mano. Esparce cizaña, búrlate, insulta, propina golpes bajos. Miente, manipula, que en manipular tienes doctorado.

—AM: ¡Fenomenal! ¿Me das ejemplos?

—G: Claro. Al antiguo régimen cancélale su obra principal y sus cacareadas reformas, mismas que conviertes en la misma gata, pero revolcada. Anuncia proyectos que apantallen, aunque sean descabellados. Descabeza poderes y organismos autónomos para que reines a tu antojo. Haz de la sociedad civil uno de tus blancos favoritos. Monopoliza la comunicación para que figures tú y tú y solamente tú. Crea puestos para incondicionales que se conviertan, oportunamente, en nuevos caballos de Troya. Organiza concentraciones de pueblo sabio que rechiflen a inermes adversarios políticos. Ucase a los colaboradores: repitan hasta la saciedad que se encontraron un cochinero. Rebaja sueldos y corre gente del anterior régimen. Que un secuaz se dedique a encontrar y señalar culpables, según te convenga. Alebresta a la provincia: vaya ciudad suertuda, ¡vas a albergar una Secretaría de Estado! Inventa, para denigrarla, una nueva clase social: la fifí. Al beisbol conviértelo, con lana, en el rey de los deportes, sobre los demás, hasta sobre el fut. Acusa de deshonestos a expresidentes y empresarios. Para escándalo, rodéate de algunos individuos corruptos y con pésimos antecedentes. Si la ley obstaculiza, fuera ley. Resucita precios de garantía y controles de precios. Promete, promete, promete. Levanta un censo de subsidiados, perdón, de potenciales votantes a tu favor. Regala dinero para que cuando llegues a extender la 4T tengas mayoría, al menos a través de consultas mañosas, forma de gobierno que será de tu invención.

—AM: Gutierritos, lugar destacado tendrás en mi reino.

—G: De nada. Pa’ servirte.

[email protected]

PabloAveleyra

Escritor

En lontananza

Estudió la Licenciatura en Economía en el ITAM. Prolífico autor que en sus obras ha abordado temas como la economía, la sociología y las finanzas.