El aumento a la aportación actual de 6.5 a 15% en el sistema de pensiones es el único detonante para aumentar el saldo de los ahorros de los trabajadores.

Todas las medidas como el aumento a la edad de retiro, la baja de las comisiones que cobran las afores a los trabajadores, la flexibilización del régimen de inversión para aumentar los rendimientos sobre los ahorros y el esfuerzo para aumentar el ahorro voluntario sólo tendrán un impacto marginal.

Ésa es la conclusión a la que llega el presidente de la Consar, Abraham Vela, después de analizar todas las aristas para mejorar el actual régimen de pensiones basado en cuentas individuales.

Informalidad, el reto

El principal reto que tiene el sistema de pensiones privado y, de hecho, todos los sistemas de pensiones que existen en México, es la informalidad.

Dicho de otra manera, la movilidad entre el sector informal y el formal es muy elevada e impide que los trabajadores alcancen el número de semanas cotizadas que marca la ley.

Las personas que tienen 15 años y que trabajan en el sector informal representa 99% de la población que está ocupada en ese sector.

Y 50% de los mexicanos entre 21 y 54 años trabaja en el sector informal.

De los adultos mayores, 75% o más se ganan la vida en la informalidad.

De cada 100 trabajadores de la Población Económicamente Activa, solo 24% de los que tienen una cuenta en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) cumple con el requisito de las 1,250 semanas.

Por eso no logran cotizar el número suficiente de semanas para hacerse acreedoras a una pensión.

Densidad acotada

De las 64 millones de cuentas del SAR, aproximadamente 40 millones son cuentas activas, el resto es una cuenta inactiva o también se llama asignada. La Consar no tiene la información completa, ni siquiera sabe si son hombres o mujeres.

El órgano regulador realizó un ejercicio de simulación; son esos 40 millones de cuentas para ver cómo le impactaría subir la edad de retiro de 65 a 68.

En el supuesto “heroico” de que efectivamente cotizaran las 156 semanas adicionales de manera ininterrumpida, ese porcentaje de la densidad de cotización o de la cobertura sube sólo de 24 a 26 por ciento.

A los mexicanos que podrían recibir una pensión en el SAR en los próximos 80 años, el aumento de la edad de retiro de 65 a 68 les incrementaría muy poco la densidad de cotización o el porcentaje de semanas cotizadas en relación con las que necesitan. Pasaría de 24 a 26 por ciento.

Negativa de pensión

Esto implica que aun aumentando la edad del retiro en el sistema de pensiones, no tendría un impacto notable en el saldo final que acumulan los trabajadores en sus semanas cotizadas.

De tal manera que 74% obtendría una negativa de pensión de aquí al 2100.

Ni siquiera 30% de los trabajadores van a alcanzar las 1,250 semanas.

La negativa de pensión se aplica cuando el trabajador o los trabajadores no cumplen con las 1,250 semanas.

En tales casos, no tienen derecho a recibir una pensión y sólo reciben lo que acumularon en el SAR.

Esto quiere decir que luego de trabajar las 1,250 semanas recibirían 650,000 pesos en su cuenta de ahorro.

Con el aumento de la edad de retiro, esa cantidad aumentaría sólo 7.1% a 696,000 pesos.

Todo esto llevaría a que los trabajadores con negativa de pensión tendrían derecho a recibir una pensión mínima garantizada que es de 3,199 pesos.

Que les den la mínima garantizada va a implicar que el gobierno va a tener que erogar recursos para cubrir esa pensión mínima garantizada.

El aumento a la edad de retiro se ha registrado en países con poblaciones más viejas que la mexicana y condiciones económicas totalmente distintas y, sobre todo, sin el reto de la informalidad que tiene México.

Por eso, de acuerdo con el análisis de la Consar, el aumento de la edad de retiro por sí mismo representaría una medida aislada que tendría muy poco impacto positivo tanto para las pensiones de los trabajadores como para para el gobierno federal, en términos fiscales.

De ahí que el principal detonante para la mejoría del nivel de pensiones que reciben los trabajadores es el aumento de la aportación de 6.5% actual a 15 por ciento.

Pero este aumento, tendrá que buscarse a través de acuerdo entre todos los participantes en el sistema privado de pensiones y los actores políticos correspondientes.

El reto, sin duda, es muy complejo y va mucho más allá que una medida aislada. Al tiempo.

ATISBOS

EXPECTATIVA.- Hasta el cierre de esta columna se mantenía la expectativa de que pudiera darse marcha atrás en dos temas que han levantado ámpula entre los empresarios agropecuarios y los armadores y distribuidores de autos: el cobro de derechos de agua y la regularización de autos ilegales. Veremos cómo resuelven estas papas calientes los senadores. Otro tema que saltó de último momento es el incremento en los derechos que se cobran a los turistas en los aeropuertos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.