En el contexto internacional, la producción de huevo se ha caracterizado por una mayor participación de países que han adoptado la avicultura para la producción de huevo para plato como una alternativa alimenticia importante.

( Segunda y última parte)

En este panorama, los países desarrollados se han retirado paulatinamente de la actividad, lo cual propicia una oportunidad adicional para países que cuentan con las condiciones para incrementar su capacidad instalada, sustentando una actividad económica que aporte huevo para su consumo interno y, en su momento, participen en el mercado internacional.

En función a la perspectiva en el sector, tanto en el plano nacional como en el internacional, indicaré algunos de los retos que se enfrentan actualmente:

Será necesario incrementar el abasto nacional ante la ausencia de producto importado que pudiera suplir la demanda de consumo directo y de uso industrial, de igual manera es conveniente la diversificación de los destinos de las exportaciones con el objetivo de minimizar los impactos ante embargos comerciales, ya que las pérdidas económicas pueden ser compensadas con el aumento de las exportaciones de otros productos a más mercados.

De igual forma, otro reto es el de agregar valor a los productos avícolas con el objetivo de incrementar la competitividad y eliminar barreras sanitarias, como los ovoproductos y las preparaciones alimenticias, y también el de restablecer el arancel a las fracciones de huevo para plato y de huevo para uso industrial y demás medidas implementadas por la Secretaría de Economía ante emergencias como pudiera ser la Influenza Aviar de Alta Patogenicidad.

De acuerdo a lo anterior, las siguientes acciones bien pueden contrarrestarlas, como el impulso a la producción avícola mediante un plan de crecimiento acorde a un diagnóstico de las mejores regiones para la producción, desde el punto de vista climático, abastecimiento de insumos, protección zoosanitaria, mercados destino potenciales, factibilidad de inversión, impacto social, etcétera.

Además, implementar esquemas de producción en función del crecimiento, a través de terceros, con modelos de aparcería y mercado destino pregestionado, contando con el apoyo financiero específico a la aparcería avícola de huevo para plato, considerando la participación de consorcios avícolas con experiencia en este tipo de modelos.

Fortalecer la agroindustria transformadora de huevo, a través de promover ventajas competitivas de la producción en el mercado del huevo líquido y pasteurizado y productos preelaboradas, considerando la participación complementaria a la aplicación de subsidios de dependencias gubernamentales, enfocadas a estas agroindustrias, fortaleciendo su creación, integración y/o su crecimiento.

También beneficiará la identificación de oportunidades de mercado, basadas en las demandas insatisfechas, a fin de establecer políticas de crecimiento en la avicultura con condiciones específicas, apegándose a las exigencias de inocuidad, certificación de buen trato animal, producción orgánica, etc.

Impulso al crecimiento de la producción interna, buscando referenciar la producción nacional y sólo considerando la importación de huevo que propicie productos procesados que sean exportables, así como la detonación de la producción primaria de granos maíz y sorgo mediante alianzas estratégicas al crecimiento de la avicultura desplazando gradualmente la alta dependencia de la importación de granos, esquemas de Agricultura por contrato, esquemas de financiamiento con retenciones, esquema de créditos prendarios y certificación.

*Carlos Rubio Bezies es promotor de la Agencia Veracruz de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]