México evitó la crisis arancelaria, pero se convierte de facto en el muro de EU que detendrá el flujo migratorio centroamericano.

A cambio de que el gobierno de Donald Trump no imponga un arancel creciente de 5 a 25%, México se comprometió a desplegar la Guardia Nacional en su frontera sur y a recibir a los centroamericanos que deporte EU.

México logró evitar el pernicioso arancel estadounidense, que desapareciera el acuerdo comercial y una potencial recesión en la economía nacional.

Los costos estimados de haberse aplicado el arancel en contra de México hubieran sido de entre 17,000 millones de dólares y 70,000 millones de dólares.

Y Trump, para decirlo en términos claros, logró convertir a México en un muro que cierre la puerta al flujo migratorio, a costa del presupuesto mexicano.

Triunfo caro

Evitar la andanada arancelaria estadounidense es considerada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador como un triunfo de México.

Un triunfo, sin embargo, que podría ser circunstancial porque el gobierno estadounidense mantendrá disponible su arma caliente: la seguridad nacional, para amenazar y eventualmente sancionar a México por cualquier otro motivo.

Adicionalmente, el triunfo de México tendrá un costo, que todavía no se calcula, pero sin duda tendrá un peso en las ya de por sí atribuladas finanzas públicas nacionales.

De acuerdo con cifras de la agencia Bloomberg, cerca de 100,000 migrantes que buscan asilo en EU podrían regresar a México.

Cálculos extraoficiales señalan que este año han entrado al país entre 500,000 y 600,000 migrantes indocumentados.

De entrada, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, mencionó que EU regresará a México a 8,000 personas que esperan audiencia en ese país, para asilo.

El costo para México será muy elevado no sólo por la recepción de migrantes, su atención y eventual empleo; también por el costo de desplazamiento, manutención y operación de los 6,000 elementos de la Guardia Nacional que reforzarán la vigilancia en la frontera sur, entre otros.

Seguridad, arma caliente

Alguna vez el presidente estadounidense prometió que construiría un muro en el sur de su frontera y que México lo pagaría.

Llegó al extremo de cerrar el gobierno estadounidense por un mes para presionarlo y obtener recursos para construir el muro.

Con la amenaza arancelaria logró obligar al gobierno mexicano a que se convierta en tapón de la creciente oleada migratoria.

Al mismo tiempo, Trump mantiene la posibilidad de que en cualquier otro momento vuelva a aplicar el argumento de “razones de seguridad nacional”, para lograr lo que le convenga en términos de votos para su causa y de hechos y acciones a cargo de México.

Antecedentes

Con ese argumento colocó a México —socio comercial de EU y Canadá desde el año de 1994, cuando entró en vigor el acuerdo comercial de Norteamérica (Nafta)— en la lista de países enemigos. Junto a Irán, Venezuela, Cuba y Corea del Norte, entre otros.

La amenaza arancelaria, violatoria del Nafta, de las reglas de la OMC e incluso de las propias facultades del presidente estadounidense, surtió efecto y obligó a México a ceder en el tema migratorio a cambio de no ser afectado en su relación comercial.

Previamente, Trump ya había utilizado exactamente el mismo argumento de seguridad nacional para imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio de México y Canadá y amenazó con aplicarla a las exportaciones mexicanas de vehículos.

En México, el entonces candidato presidencial López Obrador dijo a los migrantes centroamericanos que México sería un “santuario” para ellos y hasta les ofreció visas de trabajo.

El flujo migratorio creció y el gobierno estadounidense amenazó con cerrar la frontera y fortaleció su personal de migración que incluso repercutió en el aletargamiento del comercio entre México y EU.

Posteriormente se registraron más amenazas hasta que Trump anunció el 30 de mayo la aplicación del arancel creciente.

Ebrard, negociador

La victoria que el gobierno mexicano se adjudica la obtuvo directa y personalmente Marcelo Ebrard, quien fue ovacionado notablemente durante el mitin de Tijuana. Con realismo el funcionario reconoció que “no se ganó todo”.

Sin embargo, todavía habrá que ver el “aterrizaje” de lo convenido, sujeto a revisión en 90 días.

También deberá ser aclarado el tuit de Trump en el que aseguró que México se comprometió a comprar más productos agrícolas estadounidenses que, por cierto, no se menciona en la declaración conjunta ni ha sido referido por ninguna de las autoridades nacionales.

ATISBOS

TuitS. El presidente Donald Trump vía la red del pajarito volvió a decir con letras mayúsculas que México acordó la compra inmediata de grandes cantidades de productos agrícolas de Estados Unidos. El gobierno mexicano tendrá que dar a conocer qué fue exactamente lo que acordó en materia agropecuaria. Con Trump está visto que nadie puede ocultar nada. Veremos.

PREMIO. Felicidades a mi compañero, el periodista José Yuste, por el merecido premio Nacional de periodismo con que lo distinguió el Club de Periodistas.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.