Hace unos días, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) publicó su reporte interino sobre la situación económica global. En dicho reporte, la OCDE hace una fuerte revisión al alza en los estimados de crecimiento económico a nivel global, pero advierte de una creciente divergencia entre países y sectores.

En concreto, la OCDE elevó su pronóstico de crecimiento del PIB global para 2021 de 4.2 a 5.6 por ciento.

Aunque 4.2% original de la OCDE estaba por debajo de 5% estimado por el consenso de mercado a principios de año, la revisión implica que el PIB global retomará su nivel pre-pandemia a mediados del 2021 en lugar de hacerlo hasta el 2022.

Aunque la OCDE revisó al alza el pronóstico de crecimiento de la gran mayoría de los integrantes del G20, la mejoría está muy concentrada en unas cuantas economías de gran tamaño entre las que destacan Estados Unidos y la India.

En el caso de Estados Unidos, la OCDE revisó su estimado de crecimiento para el 2021 de 3.2 a 6.5% mientras que para India el pronóstico se revisó de 7.9 a 12.6 por ciento. Esto implica que aunque el PIB global podría recuperar su nivel pre pandemia a mediados del 2021, muchos países no alcanzarán este hito hasta finales del 2022 o 2023.

Dentro de los miembros del G20 que recuperarán su nivel de PIB pre Covid en el 2021 están solamente Estados Unidos, Australia, Corea, Turquía, India e Indonesia (China logró crecer 2.3% en el 2020 a pesar de la pandemia).

Como hemos planteado en este espacio, las dos principales condiciones necesarias para una recuperación económica en forma de “V” son: i) un efectivo despliegue de los esfuerzos de vacunación que permitan una reapertura de la actividad económica; y ii) la implementación de programas de estímulo fiscal y monetario para apoyar a las familias y las empresas a llegar a la reapertura sin secuelas permanentes.

En el caso de Estados Unidos, estas dos condiciones se han fortalecido en las últimas semanas con la inminente aprobación de un nuevo paquete de estímulo fiscal por 1.9 billones de dólares y la aceleración del plan de vacunación (en promedio más de 2.1 millones de vacunas diarias en los últimos siete días) que hacen pensar en una normalización casi total de la actividad económica para la segunda mitad del 2021.

Sin embargo, también hay muchos países donde los programas de estímulo fiscal han sido mucho más limitados y en donde los programas de vacunación van a ritmo de cuentagotas.

Aunque el robustecimiento del crecimiento en Estados Unidos y otros polos económicos como China, India y la Eurozona servirá de locomotora a sus principales socios comerciales, la recuperación será mucho menos vigorosa y dispareja en el resto del mundo.

Si bien la luz al final del túnel está cada vez más cerca en lugares como Estados Unidos, China, India e Israel, al resto del mundo le queda aún un trecho largo y riesgoso por recorrer.

La creciente presencia de nuevas variantes del Sars-CoV2 y la lentitud del plan de vacunación en gran parte del mundo son un riesgo que no se debe pasar por alto. 

joaquinld@eleconomista.mx

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de EP Capital, S.C.

Sin Fronteras

Joaquín López-Dóriga Ostolaza es Socio Director de EP Capital, S.C., una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones fundada en 2009.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorífica y el promedio más alto de su generación. Cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la Beca British Council Chevening Scholarship Award.

Lee más de este autor