En la primera prueba, consistente en elegir al candidato de Morena a jefe de Gobierno en la ciudad de México, el mesías de Macuspana salió reprobado.

El método del aplausómetro y la encuesta propuesta por Yeidckol Polevnsky, secretaria general de Morena, resultaron obscuros, opacos y poco convincentes, procedimientos sólo superado por los misterios ocultos de Epigmenio Ibarra en El señor de los cielos y las catafixias de Chabelo. Para aumentar el misterio, la secretaria general indicó que no transparentarán los resultados porque son cuestiones internas de su partido; la autoridad responsable de la transparencia, el INAI, ni pío dijo, se mantiene muy ocupado premiando al Senado por su gran transparencia; me recargo en la pared.

Así pues, en medio de los misterios del señor de Macuspana resultó electa como candidata a jefa de Gobierno de Morena, la dra. Claudia Sheinbaum Pardo, delegada en Tlalpan, esposa de Carlos Imaz Gispert, también exdelegado en Tlalpan, aquel que fue pescado recibiendo dinero de Carlos Ahumada, quien fuera novio de Rosario Robles, exjefa de Gobierno del otrora Distrito Federal, hoy despachando en la Sedatu. Qué bonita familia, la izquierda mexicana.

El experimento morenista que mandó al puntero Ricardo Monreal al tercer lugar en las encuestas, despertó a la jauría anti-Peje, que ven en su candidatura una posibilidad real para competir en contra de Morena en la CDMX.

No sabemos si Monreal acepte competir contra Morena, lo cierto es que AMLO necesita una votación copiosa en la CDMX para conservar sus posibilidades de ganar la presidencia, más allá del desempeño electoral de la dra. Sheinbaum, la candidatura de Monreal respaldada por un frente amplio de partidos podría aglutinar a 70% de los capitalinos que están en contra de AMLO y abrir una sangría de votos al Peje en la ciudad de México, minando sus aspiraciones presidenciales.

En tanto, la dra. Sheinbaum llama a Monreal al diálogo; éste hace berrinche y rechaza la candidatura al Senado, el señor López hace mutis esperando que los gerentes de su partido arreglen el entuerto de la encuesta y el dedazo.

Nuevamente la tozudez del Peje pone en riesgo su pasaje a la Presidencia de la República. AMLO no aprende, cero en conducta y democracia.

En otros menesteres, le deseamos una expedita recuperación a Adriana Arauz, esperamos que pronto se reincorpore a sus actividades.